¿Promesas falsas?

 
Suscrito de la cruz al punto (que se decía en otros tiempos). Los Hermanos Cervantes en Cómo diablos me transformo dicen que.......

"Unos viejillos pioneros meditaron más de la cuenta y descubrieron cosas que la gente normal por ahora no quiere descubrir.


Desde entonces, la meditación gira entorno a un esoterismo complicado. Es la “misa en latín” de nuestros días. Alejada del dominio convencional e idealizada por los pseudo-espirituales.


Les cuento una historia: Yo empecé a meditar para estar “iluminado” y purgar todos los problemas de mi vida.


La fantasía no me duró mucho. Mis aspiraciones grandilocuentes se disiparon y ahora tengo un motivo más realista: Medito para mantener mi cerebro saludable y lo más lúcido posible.


600 horas de meditación después, no me cabe duda que esta ha sido la práctica que más ha impactado mi forma de ver el mundo.


Pero como todo en la vida, hay un lado oscuro. Las promesas más atorrantes de la meditación pueden socavar tu transformación personal por largos días:


1. Serás espiritual y no religioso: Momificarte como imbécil 20 minutos al día no te hace más espiritual. La meditación no es una práctica espiritual ¡La vida es una práctica espiritual! Meditar sólo te ayuda a darte cuenta de eso.


2. Querrás dejarlo todo para entregarte a una vida de devoción célibe: La “espiritualización” de la meditación es parte de las razones por las que la gente “racional” le rehúye. Meditar es una simple técnica de concentración. Lo espiritual es la intención, pero tu intención puede empezar siendo mundana, carnal y ególatra.


3. Todo será color de rosa: Meditar te ayuda a mirar el lado espinoso de la vida con otros ojos. Pero las espinas nunca desaparecerán, más bien, se harán más presentes con tu práctica meditativa.


4. Destruirás tu ego: La meditación más bien engorda tu ego. Esta práctica te hace más consciente. Al percatarse de esto, tu ego dice: “Oh, qué inteligente soy, ahora tengo una consciencia que los demás no tienen.” Las tradiciones miran este fenómeno sólo como una fase en el camino hacia la iluminación. Pero para meditadores de 20 minutos al día como tú y yo, esta nueva egolatría podría durar… ¡Toda la vida!


5. Alcanzarás estados alterados de consciencia: Ten cuidado. Tu presunto “estado alterado de consciencia” podría ser otro escondite más para evadir tus esqueletos en el clóset.


Desde luego que estas no son promesas de la meditación. Son promesas de tu ignorancia. Y la promesa más burda de todas es el pecado de querer liberarte de la responsabilidad de tu transformación sólo porque cierras los ojos 20 minutos al día.


Sigue meditando, pero transfórmate en el camino."

14 pensamientos +:

unsui dijo...

¡¡¡Que bueno!!!
Bss
j

Roberto Poveda dijo...

No conocía esta página "Cómo diablos me trasformo...". Es curiosa, heredera del lío que existe actualmente sobre las "prácticas espirituales", aunque me mosquea el botón [DONATE]. De las grandes promesas, provengan estas del exterior o del interior, nacen las grandes esperanzas, y de estas las grandes desilusiones.

A zazen con frecuencia, o mejor dicho siempre, lo contaminamos, si no nos llega ya contaminado. Nuestro ego lo contamina y hace lo posible por meter allí todo tipo de ideas, sean estas mundanas o espirituales. Olvidamos una y otra vez que esa experiencia consiste en tan solo sentarse, y queremos apropiarnos y rentabilizar zazen de alguna forma, conseguir "algo".

Mi experiencia es también que uno de los mejores medios para superar estas contaminaciones es esforzarse por situar zazen en un terreno más allá de la posibilidad de apropiación por el ego. Meditar más allá del me gusta o no me gusta, del me apetece o no me apetece, del consigo algo o no consigo nada. Esto puede querer decir muchas cosas, dependiendo de cada caso.

Creo que, en general, el tiempo puede ser un medio hábil para este fin, incrementándolo. Los consejos que humildemente les doy a quienes meditan conmigo son: 1) haced de la meditación una práctica cotidiana, no solo cuando nos reunamos en el dojo, 2) no contaminéis zazen, no busquéis obtener ningún beneficio de él, ni siquiera la aprobación por vuestros pares espirituales, concentraros solo en tener una buena postura, nada más es importante, 3) Si en casa os es cómodo meditar 20 minutos, meditar 30, si os es cómodo 30, meditar 40, si os son cómodos 40 minutos, meditar 50...

Muiso dijo...

A mi tambien me "mosqueo" ese botón de "Donate".

Gracias por tus comentarios Roberto, me parecen consejos muy adecuados los del tiempo de zazen.

Anónimo dijo...

¿Por qué os mosqueó el donate? O donas o no donas pero el contenido está ahí para aprovecharlo.

Anónimo dijo...

joooodo, entre la hora de zazen en el Dojo y el ir incrementando el tiempo de meditación en casa no me va a quedar tiempo para las cosas importantes: jugar con mis perros, masturbarme, dar un paseillo por el campo, ver Salvame de Luxe.....

Tal como dice el texto "Meditar es una simple técnica de concentración" y con veinte minutillos al día hay más que suficiente. Todo lo demás es obsesionarse con el zazen y no conviene abusar.

Abracitos,

Ned Flanders

Roberto Poveda dijo...

A Anónimo.

Lo de los veinte minutos tiene precisamente que ver con que meditar ni es una técnica, ni su objeto es la concentración. Zazen es idéntico al despertar mismo, es ser tan solo lo que se es, es estar simplemente sentado.

No es un entrenamiento para obtener algo. No es ni siquiera una "práctica de". Es precisamente cuando esto no se entiende que su práctica deviene un esfuerzo, algo que cansa, pero que creemos que hemos de pagar con ese cansancio el precio de un beneficio futuro, una técnica en la que nos concentramos a la espera de algún beneficio.

No hay beneficio, es pura gratuidad (aquí la alusión al "donate"), es pura perdida.

Es por ello que en zazen el tiempo no importa, pero porque es trascendido. Y para trascenderlo hemos de hacer zazen más allá del control de nuestro ego, hemos de abandonarnos a zazen, hemos de dejar que zazen haga zazen. Y en este sentido es útil (por lo menos en mi caso) hacerlo más allá de nuestras preferencias, situarlo en un tiempo que se le escape al saber del ego sobre el tiempo.

Es más fácil obsesionarse con zazen, sacralizarlo, hacer de él un fetiche, cuando lo convertimos en una técnica para algo. Uchiyama advertía a sus discípulos de que, cuando hicieran zazen, no pensaran que estaban practicando zazen. Zazen solo hay que hacerlo, de verdad, no pensar en que estamos haciendo zazen.

Y ello no impide sacar al perro, masturbarse, pasear. El tiempo no se pierde en zazen. Se gana un tiempo más allá del tiempo "normal", que nos enseña, por osmosis, que habitualmente lo que nos pasa no es tanto que nos falte el tiempo, sino que los perdemos demasiado.

ane dijo...

Es que zazen y lo que solemos entender por "meditación" no es lo mismo exactamente, creo yo.

Dice Milarepa en "Los cien mil cantos":

"A la meditación que no agranda el espíritu, también le damos ese nombre. Pero sin embargo tan solo es sosiego"

O técnica de concentración, en este caso. Que está bien pero es distinto. Tal vez sea por eso que continuemos nombrando zazen a lo que hacemos. Porque no es lo mismo.

Roberto Poveda dijo...

Estoy de acuerdo :)

Anónimo dijo...

"Bastante" de acuerdo con Roberto (y ane). Ese es el matiz, no es lo mismo zazen que otras técnicas de concentración. De hecho, siempre me ha parecido que en zazen más que "concentrarse" uno se "expande". No dejamos de recibir los estímulos que nos llegan (sonidos,olores,esos dolorcillos...) pero como decía un hindú con moño, uno se vuelve ecuánime respecto a ellos.Ese es el puntito.

Y en cuanto al tema del beneficio no hay mucho que discutir : MUSHOTOKU (así en mayúsculas me lo tatué en el culo).

Me encanta cuando tras un par de exabruptos se os suelta la lengua (o se os disparan los dedos tecleando).

Dos gasshos y un saludito a los dos,

Ned Flanders

Anónimo dijo...

Ahh y la cita de Milarepa me ha tocado el corazoncito. Muy buena elección.

Ned Flanders

claudio daniel rios dijo...

Gassho, musguito. Con el corazón en la mano.

Claudio

ane dijo...

Gasshôs y saludos a diestro y siniestro. Al final va a ser verdad que nada sobra y nada falta. ¡Qué cosas! :)

Siddharta dijo...

Gassho, Ane, y gassho a todos. Interesante texto, suscribo muchos aspectos, pero habria que matizar otros. La pràctica espiritual es la vida, pero también es zazen. Todo depende de como se practique zazen y de como se viva. ¿Meditar una simple técnica de concentración? No necesariamente ... Lo espiritual es la intención, ¿qué intención? El ego, pués si, puede crecer, o no. Quizás eso es el termómetro de si se va por buen camino. Y eso de que zazen es distinto de la meditación ... ¿Cual es el significado literal de zazen? Que yo sepa: "meditación sentado" ¿no? Cuando se afirma que zazen es distinto de meditación me siento incómodo. Porque me suena a afirmar que la única forma verdaderamente espiritual de meditar es la del budismo Zen. Hay quien no llama zazen a su meditación, y puede ser igual de espiritual.

Abrazos.

Anónimo dijo...

el hombre puede hacer mas ancho el camino, pero el camino no puede hacer mas ancho a un hombre.
anonimo

Publicar un comentario