Fraternidad


Que a veces lo pienso. Un dojo me han dicho que no es una fraternidad pero me parece que tal vez sí debería serlo. Y como me lo parece, lo digo: tal vez debería ser como una familia que se asiste y ayuda en esos momentos malos que a todos nos tocan de vez en cuando. Y que pone queso, aceitunas, pasteles y vino en la mesa para celebrar los buenos triunfos sobre lo que sea que cada uno se traiga entre las manos (claro que para eso habría que saber qué es lo que cada cual se trae de momento en momento y eso no suele ser)

Además pero siguiendo con algo parecido........

............sé qué pasa con los monjes católicos viejitos; sé dónde les llevan y cómo y quién les cuida en sus tiempos finales. Pero no sé qué pasa con los monjes zen viejitos. Por lo que sé, en Japón están en su Monasterio tranquilamente haciendo sus cosas de zazen, jardín, huerto, dormir y todo lo demás como todo el mundo, pero aquí, que nos ha dado por ser monjes sin Templo y con poca cobertura, el asunto se nos pone más cuesta arriba y pienso yo que, teniendo en cuenta la edad media de los que practicamos, dentro de no mucho-mucho nos vamos a encontrar con que a lo mejor nos vendría bien tener una república independiente de zazeneros, un lugar abrigado para pode ir deslizándonos despacito hacia la muerte acunados por el aroma de un buen incienso, siguiendo esa nube sutil y pequeña que tiene por costumbre producir.  Hasta desvanecernos.

Pero juntos



Sé que no me explico bien (aunque generalmente me siento bien entendida) y que esto contradice mucho de lo que he dicho y digo otras veces pero es porque, en mi descargo, tengo que aclarar con Walt Whitman que si me contradigo es porque (como todos) contengo multitudes.


6 pensamientos +:

dijo...

Ay, no sé que opinar pero sí noto un amor que sale de la pantalla y me llega, un gran amor por tu dojo, ¡qué afortunados son! :)

Maritoñi dijo...

Genial la republica de zazaneros

zenofthings dijo...

Algo escuché en una ocasión de un proyecto de templo-geriátrico zen...no se que pensar...creo que el gobierno tendría que pagarnos un sueldo, a los monjes zen me refiero...o una casilla en la declaración de renta por lo menos...creo que lo están estudiando, jejejjej...

Roberto Poveda dijo...

No sé si es una buena idea o no, pero los americanos, además de mucha pasta, creo que ya tienen alguno de estos geriatricos zen.

Roberto Poveda dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Unknown dijo...

Te pondré una nota que escribió Paldem Lhamo una monja budista al Dalai Lama sobre la Sangha occidental. Mejor por FB.

Publicar un comentario