Quino y así son las cosas.

Éste es tu cerebro, comenzó a explicar el padre

Y continuó...


No hace falta ponerse radicales, el contacto humano también es posible a través de las redes sociales. No te preocupes, hay una para cada edad. Si eres muy joven: tuenti. Si eres un poco más mayor: facebook. Twitter es imprescindible para cualquiera.


Te dirán lo contrario, incluso lo creerás en algún momento. Resiste y si no: continúa amándote a ti mismo a través de los demás. Es un buen truco.


...ah! esto es dios. No "nuestro" dios. No, dios. Se vende a cualquiera. Por eso.

Y hablando de cosas más concretas: éstas son tus piernas. Las tuyas son lentas y sensibles a las piedras del camino, a las hormigas que lo atraviesan, al calor de la tierra. Eso no es ni útil ni eficaz.


En cuanto a los ideales, moral y honestidad... qué quieres que te diga... quedan bien. Enséñalos y habla de ellos pero no los uses mucho, si lo haces estarás muerto. Son bonitos pero sirven para poco más que como adorno.
 

2 pensamientos +:

Javier Martin Alvarado dijo...

Las palabras explican todo aquello, que las palabras no pueden explicar.

ane dijo...

Puro estilo zen ¿eh? :)) llevo pensándolo toda la mañana!

Publicar un comentario