Las reglas del Camino

 
I. El Camino se recorre a plena luz del día arrojada por quienes saben y guían. Nada puede ocultarse y, en cada recodo, el hombre debe enfrentarse a sí mismo.

II. En el camino se revela lo oculto. Cada uno ve y conoce la villanía del otro en el otro y en uno mismo. Sin embargo, a pesar de esa gran revelación, nadie retrocede, no se desprecian mutuamente, ni vacilan. El Camino sigue adelante.

III. Este Camino no se recorre solo. No hay prisa ni apremio. Sin embargo, no hay tiempo que perder. Cada peregrino, sabiéndolo, apresura su paso y se encuentra rodeado por sus semejantes. Unos van adelante, él los sigue. Otros se quedan atrás, él les marca el paso. No camina solo.

IV. Tres cosas debe evitar el Peregrino:
- llevar un capuchón, un velo que oculte su rostro a los demás
- un cántaro que sólo contenga suficiente agua para su propia necesidad
- un báculo sin orqueta a la qué aferrarse.

V.Cada Peregrino en el Camino debe llevar consigo lo que necesita:
- un brasero para dar calor a sí mismo y a sus compañeros.
- una lámpara para alumbrar su corazón y mostrar a sus semejantes la naturaleza de su vida oculta.
oro en una talega, que no lo malgaste en el Camino, pero lo comparta con los demás.
- una vasija sellada donde guarda todas sus aspiraciones para ofrendarlas a los pies de Eso que espera darle la bienvenida en el Portal.

VI. A medida que recorre el Camino, el Peregrino debe tener el oído atento, la mano dadivosa, la lengua silenciosa, el corazón casto (que no es lo mismo que célibe), la voz limpia, el pie rápido y el ojo abierto para ver la Luz.

Sabe que no camina solo.

+ o -, un poco traducido de http://almabetania.blogspot.com/2010/03/el-peregrino-las-reglas-del-camino.html, que tampoco sé de dónde lo sacó pero que se ajusta, se ajusta...
  

4 pensamientos +:

Siddharta dijo...

Que bien, de buena mañana, abrir tu blog y encontrarme que me recuerdan Aquello que mi corazón ya sabe. Gracias!

Y que cierto esto de "el corazón casto (que no es lo mismo que célibe)". Cuanta confusión ha habido y hay en torno a eso. El corazón casto. Hay un estado del espítitu que he conocido muy bien y en el que aspiro a morar para siempre. Se puede describir de muchas formas, o no. Se puede describir con una historia, un cuento, una novela. Se puede describir con una simple palabra o con un poema. O una música. Y una buena aproximación es: El corazón casto.

Un abrazo.

ane dijo...

Vaya, por fin! Gracias, Siddharta, casi todo el mundo pone cara de: "eeehhhh?!"

1bs

El Escultor de Palabras dijo...

1.- El camino se recorre de día y de noche,
pues el descanso es tan necesario como la
marcha.
2.- En el camino uno se reconoce a sí mismo.
Uno proyecta en los demás lo que es él mismo.
3.- El camino se recorre fundamentalmente solo.
4.- Tres cosas hay que evitar:
Forzar la marcha cuando se está cansado.
Rendirse y abandonar el camino.
Caminar contra-reloj.
5.- Cosas que conviene llevar:
Unas botas que no aprieten.
Un buen bastón sobre el que apoyar cada paso.
Una mochila lo más vacía posible.
6.- A lo largo del camino, el peregrino tiene que:
Andar mirando dónde apoya el pie.
Andar sin mirar atrás y sin mirar más allá
del horizonte.
Andar a su propio ritmo.
Andar, andar, andar...

No se me tenga muy en cuenta.
Tan sólo hice un poco de abogado del diablo.
;)

ane dijo...

Verás, Escultor, cuando menos es un honor que te hayas leido la entrada lo suficiente como para puntualizarla, refutarla, contradecirla y, al fin y a la postre, debido a todo lo anterior, muchas veces ratificarla.

Que ya dice la wikipedia que el abogado del diablo (función que me gusta más que mucho por muy necesaria y generalmente escasa) es alguien que:

"Defiende una posición en la que no necesariamente cree, o presenta a otro debatiente un argumento contra una posición en la que sí creen. Este proceso permite comprobar la calidad del argumento original e identificar las debilidades de su defensa."

Tú y yo sabemos (y con nosotros la gran mayoría) que hablamos del Camino simbólicamente de forma que... tenemos razón!

Así que, muy bien, no te lo has tragado sin más ni más!!!

Gasshô, que entre occidentales viene a ser el equivalente a presentar nuestros respetos al "contrincante".

;)

Publicar un comentario