la magia de soltar


  
Llegó al dojo con su carga del día: una mujer maltratada, un hombre aburrido, tres obsesionados, todos ansiosos, todos deprimidos, dos avariciosos y siete egoístas. 

Mientras vistió su bata blanca de médico los contempló a la manera científica, observando signos y síntomas, analizando y diagnosticando, buscando el mejor tratamiento y aplicándolo. Ellos no eran él. Ellos eran los equivocados. 

Mientras se vestía con el kimono, el kolomo y se cubría con el kesa, el hombre recordó cada uno de sus pacientes y, desalentado, pensó: "dios mío, no soy tan diferente! "

Cuando atravesó el umbral del dojo y se sentó, el médico y el hombre, la maltratada, el aburrido, el obseso, el ansioso, el deprimido, el avaricioso y el egoísta, el padre, el amigo, el marido y el hijo y todos los demás, cobijados bajo el kesa, entregaron sus pensamientos al viento y permitieron, por la inmensa fuerza de la mera decisión de soltarlos, que se deshicieran en el vacío de origen.  

Fue entonces que la maltratada recuperó la dignidad, el aburrido tuvo una idea genial que le lanzó fuera de su silla, el obseso pensó que bah, tampoco es tan importante!, el ansioso pisó el presente, el deprimido agradeció la vida, el avaricioso se puso a repartir cuanto tenía y el egoísta pronunció la palabra mágica que todo lo cura.

Pero el monje nunca lo supo y tampoco hacía falta. La vida se encarga de lo suyo.

8 pensamientos +:

Anónimo dijo...

de clik en clik itinerante en la pantalla del ordenador y ante la magnitud del universo internet y sin motivo aparente, aunque buscando alternativas, me encuentro con este rincón y me ha encantado tanto la entrada: La magia de soltar, como las estrellitas que suelta mi ratón al pasar. Pequeña sorpresa que me ha alegrado profundamente y me he sonreido ante una pantalla la mayoria de las veces impersonal y estresante.
Saludos y gracias por este instante en mi mañana.

unsui dijo...

¡Muy bueno Ane!
Bsss
j

Sílvia MdL dijo...

Precioso!
Realmente, sabes tocar el corazón.
Gracias por compartir estas pequeñas maravillas.
Un abrazo!

Ane Elexpe dijo...

Gracias :)

Simurg dijo...

"Soy el espejo en el que mi sol refleja a quienes se miran en él y ven sus cuerpos y almas al completo. Vosotros veréis treinta aves que alcanzan su meta; si fuéseis cincuenta o más, mi espejo mostraría, de la primera a la última, la verdadera suma de las que comprenderán que todo lo conocido ha mutado como el plomo en oro.
Porque lo que en verdad buscáis es a mí en vosotras y a vosotras en mí."

Siddharta dijo...

Ane, que texto tan extraordinario! Es maravilloso! No sé qué pasa, que muy a menudo te digo esto. No puedo evitar repetirme una y otra vez. Lo siento. Pero es que tu te empeñas, una y otra vez, en regalarnos con lo sublime, que me llega hondo al corazón. Profundamente Zen, texto zen hasta la médula. Sigue así, querida hermana.

GASSHO.

Ane Elexpe dijo...

Vaya, Simurg, qué belleza!

... juego de espejos, sí.

Gracias por acercarlo.

Ane Elexpe dijo...

Que has vuelto a conmoverme, Siddharta. Tiene un valor incalculable encontrar un corazón que devuelve el eco del propio... ¡ah, que hay un sólo Corazón!... pues, mejor todavía :)

Gasshô

Publicar un comentario