Zen sin juguetes

  
Sawaki Kôdô fue abad de Antaiji desde 1949 cuando el templo aún estaba en el norte de Kyôtô.

Sawaki Kôdô Rôshi fué el maestro Zn que devolvió al degenerado Zn del siglo XX a sus raíces: la práctica de zazen sin expectativas de ganancia. Junto con su estudiante Uchiyama Kôshô Rôshi, transformó Antaiji de un lugar donde habia un estudio intelectual de textos budistas en un lugar para la práctica Zn basada en un puro zazen.

Uchiyama Rôshi que fue ordenado por Sawaki Kôdô en 1941, cuidaba Antaiji, mientras Sawaki Rôshi viajaba por todo Japón dirigiendo sesshin (práctica intensiva de zazen). Cada mes una de estas sesshin tenía lugar en Antaiji.

En 1962 Sawaki se asentó definitivamente en Antaiji debido a la debilidad de sus piernas. Allí, Uchiyama Rôshi cuidó de él hasta su muerte en diciembre de 1965.

Al contrario de las grandes ceremonias funerales habituales, Uchiyama Rôshi decidió, después de la muerte de Sawaki Rôshi, dirigir una sesshin en su memoria de 49 dias de duración. Así, reafirmó la importancia que Sawaki Rôshi daba al zazen y que nunca puede ser reemplazado por rituales o ceremonias. La sesshin de 49 dias también se volvió el inicio de un nuevo "estilo Antaiji" de sesshin: sesshin sin juguetes: sin charlas sobre el Dharma, sin lecturas de sutras, sin hablar, sin kyôsaku, sin samu.
   

6 pensamientos +:

Muiso dijo...

Pero, pero jooooo los niños NECESITAMOS juguetes a veces mientras crecemos para jugar jooooo Si bien es cierto que.............cuando nos quitan el juguete primero lloramos, luego ponemos en marcha nuestra creatividad y ¡¡¡ Pelillos a la mar ¡¡¡¡ jajajjajaa

gyoko dijo...

....con juguetes, sin juguetes.... ya estamos otra vez poniendo etiquetas, que si yo soy más listo, que si yo la tengo más grande (la iluminación).
Mira que está escrito en infinidad de sutras, "no creeis diferencias..", pues nada, como si oyéramos llover, nosotros a lo nuestro, a darle vidilla a nuestro ego.

Los Maestros aplican una pedagogía diferente segun el individuo, su entorno cultural, histórico, segun su karma personal y sobre todo su "aquiahora", a cada cual su medicina en su momento.

...con juguetes, sin juguetes....el ser humano es capaz de crear Ego con cualquier cosa, incluso con la ausencia de cualquier cosa.

Así pues no nos queda otra que observar cuales son nuestros "juguetes", que es lo que nos crea apego, confusión, que es lo que nos separa de la Naturaleza, del Dharma.
Y es que parafraseando un anuncio de fabada, "ser budista no es facil........."

Ane dijo...

Pues tenéis razón. Me han venido muy bien los dos enfoques. Que os lo agradezco se da por supuesto ¿no?

Roberto Poveda dijo...

El despertar (la iluminación) es algo que trasciende a nuestros egos. Son precisamente los juguetes (nuestros ridículos pensamientos, que incluyen por supuesto los ridículos pensamientos de los "maestros" encumbrados, que incluyen también las palabras del mismo Buda) los que nos apartan de ser aquello que ya somos desde siempre. Es precisamente por eso que Uchiyama retiró todos los "juguetes". Para que nada se interpusiera entre nosotros y zazen, que es el despertar en si mismo. No podemos buscar el despertar fuera de nosotros mismos, no hay nada en lo que creer en el camino propuesto por Buda, no hay nadie que sea o que sepa más que nosotros mismos sobre aquello que ya somos. Zazen es el camino para aclarar esto, el resto de añadidos nos extravían de este camino directo.

Kodo Sawaki decía de zazen que "es el si mismo que construye al si mismo con el si mismo", fuera de eso no hay nada más que buscar.

Ane dijo...

Sigo "huellas del zen" desde hace tiempo. Me gusta, me enseña, me hace menos y por eso lo puse entre los sitios que alimentan.

Qué curioso encontrar por aquí tu comentario. Y qué agradable, qué hermosura y qué gran verdad que "zazen es el sí mismo...". Tan solo en algunos afortunados momentos lo noto. Es suficiente y bastante.

Saludos desde el musgo.

Anónimo dijo...

Estaría bien no apegarnos ni siquiera a nuestras propias palabras por mucha verdad que contengan.

Publicar un comentario