Amarás al prójimo

  
... como a ti mismo.

No dijo: Ama a tu prójimo más (+) que a ti mismo.

No dijo: Ama a tu prójimo menos (-)que a ti mismo.

Dijo lo que dijo y es de suponer que dijo lo que quiso decir exactamente. No se entiende otra cosa en un maestro. Aquí los únicos que tenemos derecho a equivocarnos y a decir cosas distintas de las que queremos decir somos los aprendices que todavía no tenemos buen manejo de los medios hábiles y tampoco conocimiento verdadero y ajustado que transmitir.


No más.








No menos.




Que demasiadas veces somos tan solidarios, afectuosos, tiernos, comprensivos, inclusivos, amorosos, acogedores............ con cualquiera que no sea mi madre. O mis hijas. O mi estúpida compañera de trabajo. O mi marido.......

O yo misma, que me tengo tan cerca y suelo juzgarme con tanta severidad (o no?) Es importante.

12 pensamientos +:

unsui dijo...

-1Se te echaba mucho de menos
-2 bien dices. Ni más ni menos. El prójimo es uno mismo
-3 muchas veces el "amor" es directamente proporcional a la distancia bien sea física bien sea de tipo parentesco. Error.
Los grandes maestros zen...están tar cerca...y los dejamos pasar despreciando sus enseñanzas simplemente porque no van afeitados y vestidos exóticamente...
En fin...
Bsss

Xaro La dijo...

Ainnnnssss pobrecito cupido!!
qué bueno la foto de -Reservado pa mí- jaja

Como dice Unsui se te echó en falta, bienvenida!
Yo no creo que un maestro tenga necesariamente que ir afeitado o vestido asi o asá, de esos hay y muy sabios, pero tambien esta el sabio de a pié (por decirlo de alguna manera)no menos sabio por no ir de este forma o de la otra.

Un abrazo amiga Ane

comoalargartupena dijo...

Amar al prójimo, eh? y sin esperar nada a cambio, no? mmmmh, que dificil parece... eh, espera, ahora si que se puede! es Navidad!!!

Saluditos

Siddharta dijo...

Como al iniciar zazen, gassho para un lado, gassho para el otro. Queda claro, no?

Un abrazo, Ane.

Ladrón de Guevara dijo...

Amen.

ane dijo...

Amén. Os echaba de menos. Bienhallados!
Amén. Gasshô en todas las direcciones.
Amén. Podemos amar sin condiciones, es Navidad.
Amén a los maestros de cerca y de lejos.
Amén.

Anónimo dijo...

Amen y déjense amar.

Amén de confirmar al Ladrón... pues en todo siempre hay razón.

ane dijo...

Importantísimo "dejarse amar". Fundamental para que el amor sea redondo y completo. Se me olvida algunas veces el "dejarme amar".

Abrazos

Anónimo dijo...

Navidad. Dia de reuniones familiares, que de tan habituales -- año tras año -- pierden aparentemente su valor, se convierten en un agobio. ¡Pero no!

Bienaventuradas reuniones, bienaventurados aquellos que no estamos solos por Navidad. Bienaventurados aquellos que tenemos con quien compartir la cena, el almuerzo, también en Navidad.

Un abrazo muy fuerte, para ti, Ane, y para todos los queridos contertulianos de este blog.

Siddharta.

ane dijo...

En Navidad se notan mucho las presencias y las ausencias.

Demasiadas presencias. Demasiadas ausencias.

Y como es Navidad agradezco las unas (aunque me sobren) y lloro las otras (porque me faltan tanto!)

Anónimo dijo...

Se notan más las ausencias que las presencias

ane dijo...

Y hay presencias que crispan :)) será que tengo que cultivar con más ahínco la bella virtud de la paciencia, ay!

Publicar un comentario