En el universo no hay nada personal

 

Que no es que el universo me tenga manía, ni que "todo me pase a mí" ni que tenga "mala suerte" ni ninguna de todas esas cosas con las que solemos autocompadecernos y de paso hundirnos un poquito más "cargándonos de razón".

Me da la sensación de que en el negocio que la Vida se trae entre manos y dentro del cual estamos incluidos, no hay nada personal.

A lo mejor es cuestión de conocer la forma correcta de comportamiento y relación con la tierra y el cielo, con el resto de compañeros de vida.

Conocer la forma adecuada de consumir, de respirar, de andar y de dormir... en tiempo, forma y lugar.

Percibir y respetar los ritmos internos, el ritmo del día y de las estaciones y rodar con ellos. Eso también es estudiar la Vía y caminarla. En este sentido también el I Ching es un auténtico libro de sabiduría y orientación para el plano dual en el que estamos. Está en él escrito: "Para el Cielo los hombres somos como perros de paja", frase que me sentó fatal la primera vez que la leí, por eso le dí muchas vueltas hasta que al final, bueno, no tuve más remedio que darme cuenta de que responde plenamente a la realidad. Eso sí, sin ni una pizquita de hostilidad.

Así que puedo sembrar en la nieve del invierno si me empeño pero no será fácil que obtenga una buena cosecha en verano.
 

2 pensamientos +:

Siddharta dijo...

Ane, esto que dices aqui creo que es muy importante. Es el punto fundamental que discrimina entre dos maneras muy distintas de ver la espiritualidad. Una se basa en la visión típicamente cristiana de un Dios personal, que es Padre. Un Dios que está pendiente de ti, que cuida de ti, que te ama, que puede castigarte o premiarte, que te echa una mano si estás en dificultades, etc. Hay adaptaciones modernas, "New-Age" (ya nos entendemos, no?) de esta idea, menos pueriles, pero más o menos es lo mismo. La otra visión es la que planteas aqui: no hay nada personal en el Universo. La Divinidad, El Tao, la Energia Primordial, lo que sea, no se preocupa en absoluto por mi pequeña individualidad: "Para el Cielo los hombres somos como perros de paja" (es que de hcho, no se preocupa de nada!). Evidentemente, Eso, me ha creado, esta en mi, es mi propio Ser, etc. pero no se preocupa de mi como lo haria un padre. Soy un pequeño accidente, totalmente contingente, de este Universo. Hay unas leyes que rigen este Universo, y Eso es la Divinidad. Pero no hay nada personal en ello ... No se si me explico.

De todos modos, en el fondo, no es muy importante. Pura interpretación intelectual. Lo realmente importante es entregarte y vibrar con Eso.

ane dijo...

Sé de alguno que no le va a gustar que comparta esto, pero...

"Concédenos, Señor, la conciencia absluta y eterna de la Unidad.

Que nuestros pensamientos, palabras y actos, sean siempre Tus Pensamientos, Tus Palabras y Tus Actos.

Que la mutación de nuestra conciencia en la Tuya no nos haga sentirnos elegidos Tuyos.

Concédenos, Señor, morir para los atributos al fin y para siempre.

Que la Nada nos acoja y pacifique.

Que no florezca en nosotros la Unidad. Sólo que la Unidad "sea", para que no aparezca manchada con la sombra nuestra.

Concédenos, Señor, que cese nuestra mente por la muerte real o figurada.

Que algo de la mente recuerde cuando cese que la mente suspendida es la Unidad.

Que la mente sepa y no olvide que, cuando cesa, ella eres Tú.

Concédenos, Señor, que conozcamos que todo nos ha sido concedido en el principio.

Que seamos felices con la Felicidad que somos.

Que conozcamos con el Conocimiento que somos.

Que amemos con la llama de Amor que somos.

Concédenos, Señor, lo único que aún no nos tienes concedido:

Que el Señor reconozca al Señor en el Señor."

Publicar un comentario