Las mujeres en el Zen. Lo femenino.

     
No he visto ni una sola mujer en todo el linaje desde Shakyamuni. Hasta ahí no me resulta extraño si tenemos en cuenta las coordenadas históricas y culturales. Lo que me extraña es que a día de hoy conozca tan pocas mujeres que hayan recibido el siho. Tan pocas que se ocupen de un dojo, aparte de las flores del altar o la limpieza (asuntos que, por otro lado, me parecen deliciosos).

¿Nos estamos inhibiendo las mujeres? ¿Es el zen masculino (y no digo de hombres, he dicho masculino porque es lo que quiero decir)?. Al lado de la mayoría de los monjes que "dirigen" un dojo, hay una mujer. Pero no hay un hombre junto a las mujeres que están al frente de un dojo.

Cuando comencé a practicar zazen, y durante mucho tiempo, las formas eran netamente masculinas. Y marcialmente japonesas. El tiempo del kyosaku se gritaba así: "KyoooosaKÚ". La "campanita" era una mujer sí o también aunque la campana grande solía ser cosa de los hombres. Si alguien recomponía la postura en el dojo durante zazen, de pronto se escuchaba un "no moverse" que helaba las entrañas y que, desde luego, dejaba inmóvil al infeliz que hubiera tenido la desvergüenza de alterar con su quinta pestaña el aire del dojo. La cocina era un sinvivir de exactitud poco mediterránea. Stéphan no conseguía comprender por qué el campo de invierno no tenía éxito en españa y los "mejores" discípulos elegían comer las uvas con la familia en vez de tocar 101 campanadas (una arriba o una abajo).

Esto que cuento no creo que sea políticamente correcto. Si lo digo en voz alta no es por hacer crítica de lo que fue, sino sobre todo para agradecer la evolución y para reclamar la presencia dulce de las mujeres que habitamos el planeta zen. Y de lo femenino, que ya se va notando. Por equilibrar más que nada.

Que sé yo que no me explico del todo pero generalmente me siento bien entendida. Y si alguien lo quiere traducir mejor... eternamente agradecida.

Como en kinhin: un puño de acero simbolizando la determinación hacia el Despertar envuelto en la suave delicadeza de las formas, como un velo de seda. Femenino sobre masculino sobre femenino. Yin dulcificando el yang.

Yin y yang en un todo completo. Somos también necesarias. Es importante que no nos escondamos tras ellos. Es importante el Equilibrio.

18 pensamientos +:

Anónimo dijo...

El problema no creo que esté en que las mujerese se escondan tras los hombres, sino que puede que sean los hombres los que aparten a las mujeres del rito. Y ahí es donde cualquier pensamiento, filosofía o religión deja de se ser "sagrada" para convertirse en un instrumento polarizado más de todo este aglomerado social en el que caminamos.

Sólo puedo hablar de lo poco que conozco (Catolicismo y Ninjutsu), pero creo que en ambos pensamientos se intuye que el hombre predomina persé y sin posibilidad de cambio (porque ¡Cuanto cuesta el cambio en la religión, filosofía, etc.!).

Gracias por la entrada, muy ilustrativa.

Ladrón de Guevara

Roberto Poveda dijo...

Y sin embargo, yo siempre he considerado que ante la propuesta del zen, ante lo que en el fondo este camino y en general el budismo proponen, están mejor preparadas psico-biológicamente las mujeres. La práctica, por ejemplo, de zazen es una práctica fundamentalmente del abandono, de la entrega total a algo que sobrepasa nuestro pensamiento discriminativo, no es el sometimiento disciplinado a una forma o a una norma. También en el cristianismo, en lo mejor de este, quiero decir,en sus místicos no en sus jerarcas nefastos, el contemplativo se asume desde una posición más bien femenina. Así Juan de la Cruz nos dirá, y de si mismo dirá:

En una noche oscura,
con ansia, en amores inflamada,
¡oh dichosa ventura!,
salí sin ser notada,
estando ya mi casa sosegada.

A oscuras y segura
por la secreta escala, disfrazada,
¡oh dichosa ventura!,
a escuras y en celada,
estando ya mi casa sosegada.

En la noche dichosa,
en secreto, que nadie me veía,
ni yo miraba cosa,
sin otra luz y guía
sino la que en el corazón ardía.

Aquesta me guiaba
más cierto que la luz del mediodía
adonde me esperaba
quien bien yo me sabía
en parte donde nadie parecía.

¡Oh noche que guiaste!
¡Oh noche, amable más que el alborada!
¡Oh noche que juntaste
Amado con amada,
amada en el Amado transformada!

En mi pecho florido,
que entero para él solo se guardaba,
allí quedó dormido,
y yo me regalaba,
y el ventalle de cedros aire daba.

El aire de la almena,
cuando ya sus cabellos esparcía,
con su mano serena
en mi cabello hería,
y todos mis sentidos suspendía.

Quedéme y olvidéme,
el rostro recliné sobre el Amado;
cesó todo, y dejéme,
dejando mi cuidado
entre las azucenas olvidado.

gyoko dijo...

Desde el principio Budha Shakyamuni consideró a hombres y mujeres por igual, y tuvo bastantes broncas por ello.

Pero a lo largo de la historia tuvo más peso la tradicional cultura patriarcal de las sociedades con las que convivió el Budismo.

No obstante en el Shobogenzo hay un capítulo entero en el que Dogen se dedica a dar palos por el sistema segregacionista que imperaba en el Budismo Japones de su tiempo.

Yo he recibidos grandes enseñanzas tanto de monjas como de monjes, tanto de maestras como de maestros, tanto de principiantes como de principiantes.

Aunque respeto profundamente la tradición (como no podria ser de otra manera), nuestra práctica profunda va más allá de la historia, mas allá del género, más allá del individuo, más allá de las convenciones sociales, más allá de monjes, maestros o laicos, seamos pues un poco honestos y llevemos al mundo de los fenómenos lo que el universo pone en evidencia.
Todos somos distintos, todos somos iguales.

Toni

Anónimo dijo...

¿ y usted donde se esconde?

ane dijo...

Lo mejor de un blog son siempre los comentarios. Completan, matizan y señalan. Inician debates internos y externos. Empujan a continuar en el buen trabajo de la coherencia y a romper límites...

Lo de las gracias se da por entendido ¿no? ^^

ane dijo...

Por si alguien quiere añadir una imagen pequeñita al título de las entradas como el sello rojo de las de aquí.

http://www.quierocrearunblog.com/2009/11/icono-imagen-titulo-entrada-blogger.html

Ladrón de Guevara dijo...

El problema de respetar las tradiciones es que al final no aceptas que los pensamientos evolucionan, es decir, el mundo es cambiante y ante él, ni siquiera una fuerza tan grande como sería dios si existiese, puede detenerse arropado en una tradición humana.

Las religiones y filosofías promueven muchos pensamientos desde viejas perspectivas, no desde nuevas corrientes de pensamiento.

En eso se debería basar el mundo, en avanzar constantemente.

Ladrón de Guevara

ane dijo...

Tardé tiempo en entender que Tradición no es lo mismo que cutre-folk o puerilidad new age.

Y tardé tiempo en darme cuenta de que metafísica es la ciencia que trata sobre aquello que está más allá de lo físico y que es igualmente existente... pero Ciencia (y aunque no esté dotada para las matemáticas, por ejemplo, me parecen uno de los idiomas sagrados).

¿Sabes qué? Que en nuestro mundo hay palabras proscritas. Una es Tradición, otra metafísica, pero hay más y a lo mejor hay que revisar algunas posiciones.

Más: San Juan, preciso y precioso.

Voy a seguir procurando llevar al mundo de los fenómenos lo que el universo pone en evidencia desde que el mundo es mundo.

Me escondo tras el monje del dojo... "con el tú de mi canción no te aludo, compañero. Ese tú soy yo", que diría Machado.

Ladrón de Guevara dijo...

Quizá sea demasiado joven para poder aferrarme a la tradición como motor de progreso (aunque ahora mismo estas dos palabras juntas chirríen entre mis dedos).

Sin embargo, me aferro a la esperanza de que el Librepensador, un mero actor y observador del mundo, tiene que cuestionar todo para nunca conformarse con nada.

No es fácil tampoco eso, pero creo que me gusta más ese camino que el de la tradición.

Ladrón de Guevara

Anónimo dijo...

Yo creo que a las mujeres (independientemente de las tradiciones o precisamente como consecuencia de las mismas) les gusta más ser que estar. Eso hace que le den un sentido menos superficial a las cosas y prefieran involucrarse o disfrutar de su valor profundo, en vez de intentar figurar para "autoafirmarse", que es lo que solemos hacer los hombres.
Yo en ese sentido me considero más mujer, o eso me parece.

Menos mujeres y más personas dijo...

Por qué crees que tienen distinto peso hombres y mujeres? ya no sólo en el zen, las religiones... sino en quizá todo. La diferencia de peso no es sino subjetiva. Si eres mujer, lo aprecias con un peso. Si eres hombre, lo aprecias con otro peso. Cuánto pesa por tanto? La importancia pesa. Si das importancia en la diferencia entre hombre y mujer, en que haya mujeres al lado de maestros hombres y no viceversa... entonces hay diferencia. Todavía eres mujer, por eso ves diferencia y la haces notar... pero todo tiene su peso justo y exacto en cada situación. Y es un peso cambiante como la conciencia que lo observa.

ane dijo...

Sí y no. ¿No tendré nada que hacer entonces respecto a las dictaduras, por ejemplo?

Tal vez la cuestión sea ponernos de acuerdo acerca del plano de la realidad del que hablamos (y voy a olvidarme de hablar sobre la Realidad porque dicen que es inefable, vamos, que es inútil ni siquiera el intento.

Además sí estoy de acuerdo en que todo tiene su peso justo y exacto... como justo y exacto será, probablemente, el acto de cambiarlo.

Y de acuerdísimo en que la importancia pesa. Y mucho :)

un abrazo. Me ha gustado mucho tu comentario y pensar sobre él.

El objeto cree que es el sujeto dijo...

Qué haces cuando una leona devora una cría de antílope? Eso está ocurriendo y nadie hace nada. Es la naturaleza animal... eso dicen. No soy un león, si no, me preocuparía que defendiesen a los antílopes. Tampoco soy un antílope, si no, me preocuparía porque no me defendiesen. Si alguien acaba con la caza del león le llamarán antiecologista. Entonces, la dictadura animal no importa, carece de peso en la sociedad salvo si aparece la identidad del ser humano por algún lado. Parece que sí se comprende la brutalidad, la imposición, el sufrimiento... natural. Qué hacer frente a las dictaduras? No hay nada que hacer a favor o en contra de ellas. Simplemente ocurren. Sólo puedes observar el documental.

ane dijo...

No soy una leona pero si lo fuera correría mucho para comerme al antílope. Y no soy un antílope pero si lo fuera correría a toda velocidad para que la leona no me cazara.

Lo que sí soy es humana y me ocupo de los asuntos humanos. Que si huelo un nuevo hitler, stlin, pinochet o el mismísimo benedicto-el-número-que-sea... me van a tener enfrente. Con objetividad o sin ella, pero enfrente. Nada de documentales.

Tú sigue. De vez en cuando da gusto no estar tan de acuerdo en todo. Saludos.

Yo sigo, pero no tengo fin dijo...

El antílope también se ocupa de sus asuntos de antílope. No tiene más remedio, es un antílope. Sin embargo sólo se ocupan de esos asuntos, no se pre-ocupan de ellos. Si huele al león, da por seguro que anda cerca. Entonces actúan, escapan sin duda. Cuando un humano huele al león, no lo huele, cree que lo huele y entonces no actúa... en cambio reacciona temerario, con temor. Porque no sabe cómo es el león al que tiene miedo, sólo tiene la idea de lo que cree que es.
Mientras el antílope reconoce al león inmediatamente, el ser humano analiza y cuestiona, busca pero no encuentra. Cree que el miedo le avisará del león... cuando en realidad el león nunca avisa. Nos ha tocado ser humanos, no antílopes, y eso es una bendición y una maldición.

La dictadura puede no ser peor que su opuesto. De hecho, no tiene un opuesto claro. Uno te dirá que su opuesto es la anarquía, otro te dirá que la democracia.

Si se "elige" democracia, dos personas ni siquiera se pondrán de acuerdo en su definición, ya no digo en su aplicación. LLegarán al conflicto antes o después... llegarán a la imposición de su opinión, de su intención. LLegarán de nuevo a la dictadura. No hay elección!! Pero no lo llamarán así, dirán que algo ha fallado en la democracia, dirán que hay que reelegir porque: cómo reconocer que su democracia sigue siendo una dictadura? Para eso, para nombrar la dictadura, están los paradigmas: Hitler, Pinochet, el Papa... los paradigmas del mal, de lo incorrecto. Esos están claros, así no hay error porque son nombres, son hechos escritos, representan crueldad y manipulación, sufrimiento y desesperación. Se nos han impuesto como errores, se nos ha dictado nuestra opinión hacia ellos puesto que... al menos yo, no los conozco realmente. No sé de ellos más que lo que me han contado, que lo que he leído... que lo que he creído.

Acaso crees que durante una dictadura la mayoría siente que está sometida a disgusto? Crees que Hitler les pareció un dictador a los alemanes cuando lo eligieron? Es después, cuando se desmantela, mientras se produce el cambio, cuando la población es consciente, cuando se reconoce la degradación es cuando se revela el sometimiento, nunca antes... y entonces se llama democracia!! Pero ya era democracia en su origen, la dictadura era ya una mayoría de sometidos inconscientes... ahora, la democracia, es una mayoría de insurgentes, de sometidos conscientes. Es la misma mayoría convertida en pretendientes del cambio. Pero el cambio es aparante puesto que la dictadura prevalece, ahora y siempre, es la mayoría quien dicta sobre la minoría... La mayor fuerza a la menor, la mayor inteligencia a la menor, la mayor ignorancia a la menor, la mayor inconsciencia...

Los papeles se cambian, pero el teatro es el mismo. Siempre hay una democracia enmascarada de dictadura, y una dictadura enmascarada de democracia. A veces es muy sutil, pero sólo hay que mirar para ver. Los conceptos de libertad y esclavitud siempre son los mismos, aunque su forma cambie, el fondo siempre es el mismo. Así es el juego, se mueven las fichas sobre el mismo tablero, unas veces con ventaja y otras con desventaja.

Sólo uno, como individuo independiente del resto, puede escapar de la verdadera dictadura, de la dictadura de la opinión ajena,de la opinión del perdido que para saber si él sabe, pregunta a los demás.

Ahora pregunto, prefieres ver el documental o participar en él? yo no tengo elección.

Santiago dijo...

Si no hay elección, si no puedes elegir nada, ¿cómo has conseguido decidir escribir en este blog? ¿es que estás poseído? ¿por quién? no me digas... ¿por ti mismo?

Sí, lo estás. O al menos, deberías de estarlo si eres coherente con lo que afirmas en tu última frase.

Sólo un poseído como el autor del último artículo puede actuar como si no fuera responsable de lo que piensa, de lo que dice, ni de lo que hace.

Atención! Es la panacea, practicantes del Zen!!

Aquí hay un hombre (o mujer o... ¡Dios sabe!, ¡como no es quien elige!) que ofrece, de forma gratuita, el secreto del juego. El secreto de la vida.

Yo, que sí elijo, elijo darle las gracias a este maestro.... ups! fallé en su enseñanza, no tenía que haber elegido! Vale, tengo la solución. En realidad soy un iluminado igual que tú, pero cuando falle en la represtación, en la demostración de dicha iluminación, diré que no había elección, que tenía que ser así.

También lo diré cuando atropelle a alguien por la calle por no haber estado atento, o cuando deje de ayudar a quien necesite ayuda... no tengo elección!!! Bonita excusa para asesinos, dictadores, pederastas, violadores, ladrones, etc.

Un saludo al gran maestro iluminado que nos deslumbra aportando la excusa perfecta, la excusa que necesita un esquizofrénico para ser feliz.

Y un abrazo para ti Ane, sigo tu blog desde hace poco y me gustan mucho tus reflexiones. Son de gran neutralidad e inocencia, tienen pureza. Y aunque dejar las puertas abiertas a los comentarios permite que entre la luz... también permite que entren los mosquitos ;).

Que no te piquen de vacaciones!!

Anónimo dijo...

Tiempos vendrán.
Se consigue mas con miel que con hiel.

ane dijo...

Qué buenos comentarios. Agradezco infinito el esfuerzo de cada cual (incluido el mío) por poner en orden y palabras las ideas. Y me gusta estar en cierto modo obligada a revisar mis puntos de vista. Tras la revisión puede que cambie de opinión. O no y confirme la inicial. Veremos.

Total, que gracias a los anónimos y los "yo sigo" por todo ello y a Santiago por el abrazo y su deseo de que no me piquen los mosquitos en vacaciones. No lo hicieron :)

Publicar un comentario