Viktor Frankl: el hombre en busca de destino


Pasó por un campo de exterminio nazi. Y no solamente sobrevivió sino que extrajo buenas conclusiones de la experiencia.

Que vivimos un tiempo incómodo, es verdad, dentro de la comodidad viscosa que nos anula. Que el suyo fue terrible y trágico, también lo es.

Y, sin embargo o tal vez por eso mismo, entre tanta perversión cruel y sangrienta, encontró la estirpe de cosas que no nos pueden arrebatar. Se pongan como se pongan si no nos dejamos.



Si quieres ver un extracto de su libro "El hombre en busca de sentido" --------------------------------------------> http://homepage.mac.com/eeskenazi/frankl.html

3 pensamientos +:

ane dijo...

Últimamente me doy cuenta de que hay un estado de ánimo que no me da la gana de mantener: la desesperanza. Transijo con la tristeza y la rabia. Me manejo con la ira y el desconsuelo.

A este paso me paso a cristiana y asumo que la Fe, la Esperanza y la Caridad (vamos a ponerle Compasión que es más espiritualmente correcto en nuestro mundo) son alimentos vitales. Para mí.

Ladrón de Guevara dijo...

Estoy de acuerdo en el hecho de que la voluntad no es nunca cuestión de fe. Los actos que nos llevan a donde estamos no dependen de nada más que de nosotros mismos y la gente que nos rodea.

Al igual que podemos elegir sobrevivir, podemos elegir ser felices, ser más libres o necesitar menos.

Supongo que saberlo es más difícil que hacerlo.

Cuídate.

Jurozu dijo...

,,... lo de la Voluntad, ¿es eso de lo que tenemos que hacer uso para hacer algo que no nos gusta o que es molesto, o que no deseamos hacer...? como por ejemplo levantarnos a las 6 de la mañana a trabajar para un patrón que nos considera meros números de producción, para fumar sabiendo que es malo o que no nos gusta -las primeras veces cuando empezamos-, para comer o pasar tiempo con alguien fingiendo que nos interesa su conversación o necesidades, -hablo en el entorno laboral-, ... eso es la Voluntad... pues con tanto uso.. ¿como es que no se acaba? y ¿la buena Voluntad?... es aquello con lo que arropamos o justificamos los errores que cometemos, o un vestido que ponemos a la caridad no deseada...
Que lio, de "voluntades"; lo de la mala voluntad, eso no se explicarlo,ni tampoco cuestionarlo, como lo anterior, creo que es algo parecido o sinónimo de la hipocresía, poner interés en hacer algo contrario a lo deseado.
Estoy de acuerdo con Vosotros, no es una cuestión de Fe, es más bien una Acción, algo que invita al movimiento, a hacer, sí creo que es así.

Publicar un comentario