Hubo un tiempo...

 
Que vale tanto como comenzar diciendo: "Érase una vez...",  un mundo en el que cada cosa ocupaba su lugar sin más pensar ni calcular ni comparar. Como los copos de nieve, cada uno cayendo exactamente en su lugar, en silencio y sin darse ninguna importancia.

Un tiempo en que lo ideal encajaba con lo real como una caja con su tapa.

En el que ininterrumpidamente había un intercambio de cortesías entre el alma y Dios.

Un tiempo en el que los hombres no "creían" en Dios sino que experimentaban Su Presencia. El asunto entonces, en aquel tiempo tan antiguo y lejano, no era si existía o no, ni si era el más grande o el único o cualquier cosa parecida... sencillamente estábamos enlazados y no-separados.

Hoy no experimentamos ni Su Presencia ni la ausencia de Su Presencia.

Hay una antigua profecía en Amós, en al Antiguo Testamento, que dice: "Día llegará en que no habrá hambre de pan ni sed de agua, sino de escuchar la Palabra de Dios". Ese día ha llegado y es hoy desde hace siglos.

Cambiamos Dios por Tao o por Unidad o por Naturaleza o por Realidad o por Ku. Pero todas van con mayúsculas porque, al final, todas esas palabras se refieren a nuestra Casa y queremos volver a Ella, donde todo encaja y encajamos. Ese lugar que no es un lugar, sin tiempo ni espacio, que sabemos que existe porque alguna milagrosa vez nos ha tocado con su esplendor. Eso que los tibetanos llaman La Clara Luz del Ser.

Algunos encuentran el camino de retorno en la música, otros sumergiéndose en la poesía de las grandes palabras, otros hacemos zazen y justo cuando anudamos la primera atadura del kimono comenzamos a entrar Allí.

Y muchas veces volvemos a Casa cuando la Eternidad nos toma por asalto al perdernos en los ojos de un alma que nuestra alma ama y el tiempo se suspende y se restauran los sellos antiguos.
    

9 pensamientos +:

El Escultor de Palabras dijo...

Hace mucho tiempo que no leo algo tan hondo y verdadero (y tan bien escrito). Me ha encantado, gracias por compartirlo.

ESTRELLA FAVORABLE dijo...

Me ha gustado mucho esta entrada. Gracias

ane dijo...

Me alegra infinito que os guste porque cuando pulso "publicar" este tipo de entradas me entran sudores, vergüenzas y hasta los siete males como dice el dicho. Es verdad que a continuación pienso que en definitiva ahí está un poco de lo que soy y no hay motivo de censura, peeeerooooo...

Agradecida :)

Mar dijo...

Ay ay ay querida Anne, que me has tocado la fibra mujer, que hace días que no me venía a hacer zazen contigo y leyéndote me doy cuenta de que lo echaba de menos. Qué lindo post. También ahí está esa esencia de la que hablas... Gracias............

ane dijo...

¿Te conté que Mar se llama una de mis hijas? (dsculpas por lo de "mis" que ya sé que es de dos pero por mi tendencia al matriarcado suelo olvidarlo)... bueno pues viendo tu foto tienes su mismo aire: Aire de Maremoto. Zumo de vida y brillos de risas. ¿Sois todas de la misma raza?

Ladrón de Guevara dijo...

Son estas entradas las que deben incitar al aprendiz a buscar, mediante las tres herramientas imprescindibles en el crecimiento interior del hombre, leer, observar y pensar.

ane dijo...

Y el resultado de las tres: actuar, cuajar en la tierra. Mi asignatura pendiente :(

Pero como el Ermitaño, estoy en ello, estoy en ello.

Saludos, Ladrón. Respeto para ti y para tus padres que lo han hecho posible.

Anónimo dijo...

Que bonito Ane...... !


ISA

ane dijo...

Oye, Isa, recuérdame que te regale una caja de bombones cuando vengas por aquí. Y nos la comemos entera cuando termine el zazen, ¿sí?.

bss

Publicar un comentario