Pensar en negativo

 
Pensar en negativo es fácil, se nos da bien, resulta natural y automático. No sé por qué pero es así. A lo mejor es para protegernos de antemano o porque tenemos implantado de fábrica el "por si acaso" o porque requiere menos energía....... sean cuales sean las razones, nos damos cuenta inmediatamente de los aspectos negativos de cualquier cosa, somos especialistas en el arte de encontrar "peros", desconfianza y drama.

Descubrir los aspectos positivos, divertidos, agradables o aprovechables de cualquier cosa que suceda en nuestro día requiere un examen más atento, más creatividad, más esfuerzo.

Seguramente por eso mismo termina dando como resultado mayor bienestar y alegría.

Los esfuerzos culminan en algo parecido al júbilo, la gloria. Subidón, para entendernos.

La comodidad, demasiada comodidad, termina en enfermedad y aburrimiento.

Dicen los psicólogos que se dedican a estudiar todo tipo de cosas extravagantes que los pesimistas disponen de un vocabulario menos rico y, sobre todo, muchas menos herramientas para construir felicidad que los optimistas. ¿No te lo crees? Vamos a jugar un poco. Pongamos que llueve justo el día que vas de compras o con la bici o de excursión:

- en modo negativo diremos algo parecido a: "¿Será posible?" "¡No me lo puedo creer"! "@#[*!!!!" "grrrrrr" "¡mierda!"... no más de seis palabras estilo "me c... en su p... madre" porque, total, para lanzar juramentos y blasfemias se necesita poco. Y una sola idea.

- en modo positivo: "bueno, mmmhhhh, ¿qué puedo hacer?... vale, genial!, me quedo en casa y así puedo planchar o hacer un bizcocho de nata y manzana. O a lo mejor podría darme una vuelta por esa novela tan gorda que tengo hace años y para la que nunca encuentro tiempo...." (he contado 47 palabras y al menos 3 ideas, ¿sí?)

O, un "suponer": quiero ver una obra de teatro y no quedan entradas. En modo negativo: ¿cuántas palabras uso?. ¿ Y en modo positivo?

O mi hijo va mal en el cole o tengo una enfermedad...... Éstas son difíciles.....

Como ya es habitual, repito: que sé que me explico mal y se me entiende bien.

Será que disfruto de buenos interlocutores :)

9 pensamientos +:

El Ermitaño. dijo...

No todo es malo,
pero tampoco todo es bueno.
¿Es esta vida un valle de lágrimas?
Depende de la vida que nos toque vivir a cada uno de nosostros.
Pero una cosa es cierta, las alegrías son menos que las tristezas.
Quizás sea por eso que uno tienda a pensar en negativo, quizás por eso existan las Leyes de Murphy:
"Si algo puede salir mal, saldrá".
"Si se te cae la tostada, caerá por el lado de la mantequilla".

Un saludo y un placer leeros.

Anónimo dijo...

O poco conozco a ane o dirá que todo lo que nos llueve termina siendo una bendición. Te lo aviso Ermitaño, me ha regañado muchas veces por quejarme de cosas que eran para quejarse. Siempre encuentra la forma de dar la vuelta a la tortilla quemada.

No te enfades ane a veces tienes razón. Es con cariño.

unsui dijo...

La especie que sobrevive, no es la más fuerte, la más inteligente. Es la que mejor se adapta a los cambios del medio. O como también se dice,"no se puede alfombrar el mundo. Es más fácil ponerse zapatillas..."

Xaro La dijo...

Haiku

"Tú"

Canción alegre,
positivando vida;
Alma serena.

Anónimo dijo...

Parece que me conoces "casi" bien, Anónimo. No pensaba decir nada de eso aunque lo digo mucho. No quiero ir de happy flower: hay vidas durísimas y momentos muy difíciles en vidas más que llevaderas. Pero tienes razón, uno de mis entretenimientos favoritos consiste en averiguar qué utilidad puede tener cualquier cosa que suceda. No sé, hay veces que pienso que puedo (y debo) tener esta actitud porque soy una auténtica niña mimada por el universo.

Gracias Xaro La por el haiku. Tres frases como tres soles :)

Qué gran idea ponerse zapatillas, unsui-aplastantesentidocomún!

Un beso a todos

ane

Anónimo dijo...

Ah, Ermitaño! que me parece que lo de la tostada es porque pesa más el lado de la mantequilla. Como verás, es como lo de la mafia: nada personal :))))

ane

El Ermitaño. dijo...

Bueno, ane, yo diría que si cae la tostada por el lado de la mantequilla es porque al suelo también le gusta :)

Anónimo dijo...

Hay un relato taoísta que cuenta la historia de un granjero que tenía caballos. Un día se rompió la valla que los guardaba y éstos se escaparon. Cuando sus amigos se enteraron acudieron a su casa y le dijeron: “¡Que mala suerte has tenido!” y el granjero les respondió: “Puede ser”. Al cabo de unos días los caballos regresaron acompañados de otros muchos más caballos salvajes. Los amigos muy contentos fueron a su casa para decirle: “¡Qué buena suerte has tenido!” y el granjero, entonces, les respondió: “Puede ser”. Pasó el tiempo y un día el hijo del granjero cuando intentaba domar a uno de los caballos salvajes se cayó al suelo y se rompió la pierna. Los amigos volvieron a su casa y le dijeron: “¡Que mala suerte has tenido!” y el granjero les respondió: “Puede ser”. Justo al día siguiente llegaron unos oficiales para reclutar en el ejército a los hombres jóvenes del pueblo pero como el hijo del granjero estaba lesionado y no podía caminar, lo excluyeron. Los amigos acudieron de nuevo a su casa y le dijeron: “¡Que buena suerte has tenido!” y el granjero les respondió: “Puede ser”….

ane dijo...

Puede ser... nunca se sabe :)

Y puede ser que el suelo y la mantequilla estén enamorados.

Gran cuento que anónimo cuenta.

Gran sentido del humor del Ermitaño.

Que no nos falten los cuentos, que no nos falte la risa :))

Publicar un comentario