Una asignatura pendiente: agradar


  

Existen situaciones de las que uno no puede salir felizmente, y son esas que en inglés se conocen como “lose-lose situations”, o circunstancias en las que no se puede ganar. 

Un ejemplo es del conocido chiste de la madre judía que le regala a su hijo dos camisas y cuando éste se pone una, le asegura: 

"lo sabía, sabía que no te gustaría la otra"

A que sabes de qué estoy hablando? Bueno, pues... no te dejes.
  

4 pensamientos +:

Mar Argüello dijo...

Es verdad que muchas veces no nos damos ninguna salida válida. Gracias, siempre, por recordarnos este tipo de cosas.

Salud y III ^^

dijo...

Je, je, genial :)

Ane Elexpe dijo...

Es difícil conseguir culpabilizar más con menos! Aunque por lo que llevo visto no hace falta ser ni judí@ ni madre ni padre, todos sabemos hacerlo.
Lo que pasa es que ni es bueno ni eficaz ni vale para nada que no sea añadir sufrimiento al sufrimiento y ya nos va sobrando tanto tonto sufrir. Sí.

Ladrón de Guevara dijo...

Buenísima la entrada. Y si, muchas veces cerramos tanto las salidas que ni nosotros mismos somos capaces de aliviar ese sufrimiento. Somos como un escorpión que se pica a sí mismo.

Gracias por esta deliciosa entrada.

Cuídate.

Publicar un comentario