Zen Dragón

 
Al rey Seko le gustaban mucho los dragones. Era una auténtica pasión lo que tenía por este tipo de extrañas criaturas. Las paredes de su palacio estaban llenas de pinturas de dragones, los suelos lucían con mosaicos de dragones, en los salones había dragones esculpidos en estatuas, en frisos…

Cuando llegaba algún visitante a su palacio, le narraba historias fabulosas que hablaban de aventuras y desventuras relacionadas con ese tipo de seres fabulosos. Incluso había mandado a los sabios de palacio, recopilar todos aquellos libros y textos que estuvieran relacionados con los dragones. De esta forma, ante los impresionados y atónitos visitantes, alardeaba de conocer todos los misterios y secretos relacionados con estos seres fabulosos. Y se mostraba como un valiente, capaz de mantener el tipo allí donde los demás se retiraban temerosos.

Una mañana, al levantarse el rey Seko, abrió la ventana que daba a los jardines de palacio… y cuál sería su sorpresa al ver un gran dragón que, asomándose por ella, le mostraba su rostro. Nunca había visto un dragón real a pocos metros de él.

El rey, completamente conmocionado y asustado, se desmayó. Al rey Seko sólo le gustaban las imitaciones de dragones. Le daban miedo los auténticos.
  

3 pensamientos +:

El Ermitaño dijo...

Hemos de tener cuidado con lo que deseamos, porque puede que se acabe cumpliendo... Gracias por compartir esta hermosa y aleccionadora historia. Gasshö __/\__

unsui dijo...

Estamos tan acostumbrados a tomar por reales las imitaciones que cuando nos enfrentamos con lo verdadero no podemos sopoertarlo.
Bss

Ladrón de Guevara dijo...

No recuerdo ahora una frase que decía algo como esto: "Quien confunde la realidad con la ficción, terminará comiendose el menú en vez de la sopa"

O algo así.

Publicar un comentario