Un mondo con Rafu

Campo de verano en la Gendronnière, agosto de 2000 (transcripción de Unsui 3)

Se dice que todas las personas tienen la naturaleza de buda... pero algunas son capaces de matar, de torturar. ¿Tienen de verdad la naturaleza de buda?

Igual, evidentemente. No te engañes, es importante. Si no comprendes que tú también eres capaz de lo mismo, te equivocarás. Es algo que he comprendido perfectamente. No se puede tener compasión si no comprendes que tú también puedes matar, que puedes torturar, llevar a cabo las peores acciones; que lo mejor y lo peor de la tierra lo posees en germen. Todo lo que hay en el universo lo tienes en germen en el interior de tu mente, en el interior de tu cuerpo. Comprenderlo es fundamental, de otra manera no puedes practicar ni ayudar a los demás. No se puede. A fin de cuentas todo el mundo busca la Vía. Incluso el peor de los demonios se equivoca, se equivoca, está sumido en la ilusión pero él también busca la Vía. En el origen él también es totalmente libre. Después está el karma de cada cual, el karma familiar, el karma de nuestro país.

Hay que tener compasión. No quiero decir que haya que aplaudir, por supuesto, pero en el fondo de tu mente, tienes que poder comprender que estos gérmenes, esta semilla, también los tienes tú. Posees todo lo que existe en el universo, no hay nada fuera de ti mismo, todo eres tú. Cada una de las personas que están aquí son también tú mismo. Fundamentalmente no son diferentes. Para comprenderlo hay que practicar la Vía.

Que ya lo dijo Goethe: "Nada de lo humano me es ajeno"
 

9 pensamientos +:

Ane dijo...

Lo cual no impedirá que si en una noche oscura me encuentro con alguien sin buenas intenciones, una de dos: o me echo a correr o me enfrento, pero me defiendo -y es obligado- por mucha naturaleza de buda que los dos tengamos.

Se dice: "Saludo al buda que hay en ti" pero circunstancialmente y en tanto que personas, a lo mejor estamos enfrentados. Creo.

Hale, a reñirme todo el mundo por "broncas" (que encima no lo soy, caramba, no lo soy :(( )

Muiso dijo...

Puedo asegurar que he vivido mucho de noche jejeje y que cuando más "malas intenciones" me he encontrado ha sido a plena luz del dia en horario de oficina ( sobre todo bancarias) jajajajajjajajajaja

Ane dijo...

Vale, pues a plena luz del día, también me defenderé del "ser" al tiempo que, con todo respeto, salude al "buda".

:-)))

Anonymous dijo...

Y " Nada de lo que es humano me es extraño "

Anonymous dijo...

Buena puntualización, sí.

Ane

Anónimo dijo...

A veces he sentido que me gustaría que alguien que me molesta desapareciera. Si, si sería como querer que se muriera, no es muy compasivo por mi parte. Llegar a ser compasivo me es difícil.

Ane dijo...

No sé, yo también he querido eso más de una vez y según yo he sido bastante "compasiva" porque... ni he pasado a la acción ni he contratado un sicario :))

No sé si se puede tener sentimientos buenos y perfectos todo el tiempo, de momento voy aprendiendo qué hacer con los "malos".

Jurozu dijo...

y no es poco saber separar eficientemente el grano de la paja... haber si pongo atención y aprendo tambén a separar los malos.. de momento estoy convivo más con los sicarios que con los compasivos.. y es que de algo hay que vivir...

ane dijo...

No es poco, no.

Además, este cuento me encanta:
Un día, Diógenes estaba comiendo un plato de lentejas, sentado en el umbral de una casa cualquiera. No había ningún alimento en toda Atenas más barato que el guiso de lentejas.

Comer guiso de lentejas significaba que te encontrabas en una situación de máxima precariedad.

Pasó un ministro del Emperador y le dijo:
-¡Ay, Diógenes! si aprendieras a ser más sumiso y adular un poco más al Emperador, no tendrías que comer lentejas.

Diógenes dejó de comer, levantó la vista y, mirando intensamente al acaudalado interlocutor, contestó:
-Ay de ti, hermano. Si aprendieras a comer lentejas, no tendrías que ser sumiso y adular tanto al Emperador.

1bs, jurozu.

Publicar un comentario