"Elegid@s para la gloria"

  
Teniendo en cuenta en lo que trabajo y teniendo en cuenta en lo que "debería" trabajar,  a veces se me pasa por la cabeza que estoy bastante desperdiciada. Tanta información y lectura, tanta carrera y esfuerzo, tanto tiempo dedicado...

... y no me pasa solamente a mí, la verdad es que a mi alrededor los mejores (se entiende que de más calidad humana desarrollada) suelen estar en los puestos "más bajos". No tengo ningún amigo (ni conocido) que sea presidente de gobierno de ningún país ni autor de éxito ni influyente comunicador ni sanador-que-todo-lo-cura ni nada de nada.

El caso es que en uno de estos días tontos en que pensaba algo parecido a: "Pues vaya con la bobada de papel 'histórico'  que hago!" me acordé de una anécdota que ni se sabe de dónde saqué...

Era un niño esperando para ver qué papel le daban en la consabida obra de navidad del colegio. Por lo visto estaba muy ilusionado con ello así que su madre quería que le dieran algo un poco "importante" más que nada porque el pequeño no se sintiera desilusionado.

El día del reparto allí estaba, a la salida del colegio, con el corazón por el resultado,  cuando el niño salió, con los ojos requetebrillantes de alegría y orgullo, gritando:

-¡Mamáaaaaaaaaa! ¿a que no sabes para qué me han elegido?
-Pues.... no....
-Para aplaudir y animar!!!


Pues eso. A eso me dedico.

(Pensándolo bien ¿cómo es posible que en algún momento me haya parecido "poco"?!)
 

8 pensamientos +:

Ladrón de Guevara dijo...

No por tener el trabajo de más responsabilidad seremos mejores personas.

yo, particularmente estoy (profesionalmente) donde quiero estar, en contacto con la realidad humana, y no la realidad plácida de un despacho.

Pero es en mi tiempo libre donde sueño, estudio, mejoro, me supero, y se lo hago ver a los demás. Doy todo lo que soy, lo mejor de mi, en donde más se necesita.

No quiero que la historia me recuerde, sino dos lágrimas y una sonrisa cuando muera por parte de la gente que siempre me vio crecer.

Eso es el éxito y la gloria eterna.

Gracias por la entrada.

Ane dijo...

Ya sabes, cosas de la vanidad :)

Sin embargo es cierto que en el puesto pequeñito en que trabajo (que al principio pensé que me servía sólo para comer) he recibido y repartido tanto afecto y aprecio, risas, aventuras y asombros, aprendizajes y pulimentos de mí misma...

Al final recuerdo cada uno de sus nombres, sus caras y sus difíciles vidas en contraste con la mía, tan cómoda... ¿he dicho que trabajo en psiquiatría infanto-juvenil?

Por cierto: gracias por la entrada, no. Gracias por comentarla.

Muiso dijo...

¿he dicho que trabajo en psiquiatría infanto-juvenil?


¡¡¡¡ AAAAhhhh cullons ¡¡¡¡ Por eso a tu lado me siento un crio jajajajjajajajaja

Anónimo dijo...

.

Anónimo dijo...

No hay nada desperciado aun con tanta lectura, con una carrera, si no tenemos grandes puestos no es por que no los merezcamos o no luchemos por ellos, sino por que nuestro camino es diferente, no nos espera el dinero o reconocimiento de un puesto, nos espera la felicidad de las sonrisas, la verdad de la palabra y los hechos convertidos en el unico y verdadero amor y una entrada tan corta pero extensa en belleza, puede incluso salvar una vida......:)

Ane dijo...

Los que me conocen saben que soy más bien "empalagosa" o lo que yo suelo llamar "cursi". También saben que me hago la dura y que procuro aguantar el tipo. Por eso puedo permitirme el lujo de decir en alto que tu comentario ha llegado en el momento justo y con las palabras justas. Y no sabes cuánto lo he agradecido.

Alejandro. dijo...

Parece, me parece. Encontrar un ritmo de palabras que muestran preocupaciones y despreocupaciones parecidas. En esta especie de ritual, que es manifestarse. Para cumplir esta especie de "sangha". En donde unos somos parecidos, y otros diferentes. Un beso a todos. Cada cual en su momento.

ane dijo...

Me lo voy a quedar hoy (el beso, digo), que he tenido una tarde un poco complicadilla y me viene bien :)

Gracias, alejandro.

Publicar un comentario