La única forma de amar



Amaos uno al otro, pero que no os ate el amor:
que sea más bien un mar en movimiento
entre las orillas de vuestras almas...

Llenaos uno al otro vuestras copas, pero no bebáis de la misma.

Compartid vuestro pan, pero no comáis del mismo trozo.

Cantad y bailad juntos y sed dichosos, pero
dejad que cada uno esté solo:
hasta cuando las cuerdas del laúd están
solas tiemblan con la misma música.

Entregad el corazón, pero que no sea
propiedad del otro.
Pues sólo la mano de la vida puede abarcar
vuestros corazones.

Y seguid juntos aunque no demasiado cerca:
pues las columnas del templo se mantienen
separadas,
y el roble y el ciprés no crecen uno a la
sombra del otro.

Khalil Gibran (El profeta)



este guiño cómplice está dedicado al Comando (http://comandodharma.blogspot.com/)
y a muchos de los que por aquí  fondean, por ejemplo Ladrón de Guevara, libertario (http://pintoresde.blogspot.com/)
 
 

3 pensamientos +:

unsui dijo...

A base del uso las palabras pirden su verdadero significado. Eso es lo que le pasa a la palabra Amor (¡y no digamos a "Libertad"!).
Amar tiene una connotación de posesión. Amar es poseer, controlar, tambien proteger, pero como se protege algo que nos da satisfacción, con "amor propio". Tambien para demostrar que depende de nosotros.
Con demasiada frecuencia, cuando decimos que amamos a otr@, lo que realmente estamos diciendo es que nuestro ego se ama a sí mismo a través de otr@.
Buen finde!

Ladrón de Guevara dijo...

Estas entradas son las que hacen que yo llegue y mire el mundo con nuevos ojos, con otra energía más pura y renovada.

QUe llegue y mire a la persona que tendré toda esta tarde al lado, y desee compartir más de una vida con ella.

Lástima que para mí no exístan otras vidas y que esta me parezca corta.

Ane dijo...

Voy descubriendo que las palabras se lavan con silencio. Estoy de acuerdo con la "nube y el agua" (unsui para los amigos)

Para Ladrón... un poeta, como tú, escribió: "la vida se queda corta para quererte, te quiero para toda la muerte".

Yo también he tenido la fortuna de querer pronunciar, y hacerlo, esas palabras bellísimas y duras.

Publicar un comentario