Transmitir la Vía

  
Un suponer para poder jugar: alguien llega por primera vez al dojo y resulta que es mudo, sordo y ciego.

¿Cómo lo hacemos? ¿cómo podremos transmitirle el Dharma? ¿cómo señalar la luna si no puede ver el dedo que la apunta?

No podemos mostrarle la postura en una estatua de Buda pues no la verá.

Las instrucciones habituales sobre cómo sentarse, respirar y todo lo demás, no las puede escuchar y tampoco leer.

Y sin embargo ha llegado hasta aquí para practicar....

Y ahora... ¿qué?

Tiene que haber una manera. O muchas. ¡Uf, menos mal que no soy la responsable del dojo y no me toca!

4 pensamientos +:

Anónimo dijo...

Con las manos.

ane dijo...

Anda! Alguien a quien se le ha ocurrido algo!

Puede ser, puede ser.

Gracias por pensarlo ^^

Anónimo dijo...

¿La pregunta tiene trampa no? Alguien que es mudo, sordo y ciego no precisa el zazen, pues precisamente va sobrada de lo que los prácticantes de zazen "buscan". En todo caso supongo que esa persona debería practicar algo que desarrolase los sentidos de los que todavía dispone, no una practica que la aislase más en si misma.

Ahhhh, ya sé la respuesta: se le debería pasar el Tripitaka en Braille. Y sigo sin entender esta entrada.

?

ane dijo...

Leí esta pregunta en algún sitio que ni recuerdo. Sí recuerdo que pensé cómo lo haría yo. Y no se me ocurría nada.

"Con las manos " y "el Tripitaka en Braille" me parecen buenas soluciones que no había descubierto.

Zazen desarrollaría los sentidos de los que aún dispone aunque no sea ése el objetivo. No comparto tu opinión de que aísla. Creo que el despertar, la liberación o lo que demonios sea, en última instancia, tiene mucho que ver con el mundo interno y todavía tiene el tacto, el gusto y el olfato. Los esquemas mentales, que zazen suele encargarse de barrer, tienen mil formas de incorporarse.

Si sus padres consiguieron enseñarle cosas....

un abrazo

Publicar un comentario