Los Sin Nombre (Anónimos)

 
El blog está repleto de buenos comentaristas (deben serlo porque siempre los abro con respeto, sé que pueden sacudir tanto como animar). Son realmente buenos, reflexiones que han logrado que cambiara posiciones, palabras de aprobación, de reprobación, reclamos y empujones para mayor coherencia, puntos de vista que ni se me habían ocurrido. Cada uno un descubrimiento. Éste es uno de los muchos. No he pedido permiso para transformarlo en entrada y ni falta que hace. Creo. Cuando era pequeña decíamos que lo que hay en el "cole" es de todos.


Zazen es una práctica colectiva, advirtieron los budas y patriarcas. Y me lo he creído. Y me gusta poner los pies sobre sus huellas. Es mi elección. Me gusta ser sangha que abarca sin exclusión. Me gusta que todo deje de ser mío en el mismo momento que sale de mis manos. Me gusta recoger lo que cualquiera suelta. 


Aparte de todo: ¡Seguid votando para poder suprimir el sonidito  "democráticamente"!

La campanita anónima dijo...

"Uno siempre es en parte anónimo cuando se pronuncia. Siempre hay una parte de lo que dice que no es del todo cierta, una parte quizá adornada para aparentar quien no es. Es irremediable, inevitable.

Su anonimato siempre permanece, unas veces en mayor y otras en menor medida, pero no se conoce a nadie nunca del todo, jamás toda su identidad se revela a nadie. Nadie lo permite, siempre se desconoce más de lo que se conoce.

Así es porque esa identidad cambia, nunca es fija. Tardamos tanto en mirar que cuando lo hacemos ya no está ahí. Entonces sólo nos queda colocar la nuestra en su lugar. Pero la nuestra también cambia. Vamos tras ella pero nunca es quien buscamos, siempre queremos otra diferente de la que tomamos. Por eso cambia, por eso cambiamos.

Quien firma como anónimo no es tal completamente. Sólo hay que leer sus palabras para identificar a quien está detrás de esa firma. Un comentario a un texto puede identificar mucho más a una persona que todo su álbum familiar. Cada uno puede ver su propio prejuicio cuando alguien critica algo esencial de él mismo. Esa es la señal que te envía tu maestro. Él, por supuesto, también cambia continuamente... o iba a ser tan sencillo como encontrar una representación fija? Alguien maduro y experimentado que te guíe, por ejemplo? No no no... no es tan sencillo. Y tan sencillo es, pues basta con observar a tu alrededor para encontrar al maestro. Y fija es su representación, pues siempre representa lo mismo: a ti.

Por eso siempre me quedo con la reflexión. Esto es, lo que se refleja de todo ello. Pues esa identificación que hacemos del anónimo o de quien firma con su DNI y su huella dactilar, no es ni más ni menos que la vuestra propia, que la nuestra propia, que la mía propia... porque soy sólo yo quien está pretendiendo que seais vosotros quienes pretendéis que sea yo, sólo yo doy validez a lo que veo, a lo que creo, sólo doy validez a lo que vale.

Qué importa mi nombre, qué mis antecedentes, qué mis aventuras amorosas, qué si mi culo tiene cien o ciento un pelos?

Son en cambio las vuestras, vuestras miserias, las que os esperan mientras escuchais a los otros.

Nada más lejos que tú de mi. Nada más lejos del anonimato que alguien que declara ser anónimo.

Un nombre, ya sea propio o común, no significa más que una palabra cualquiera, es algo completamente anónimo si puedes verlo.

Y un anónimo puede significar todas las palabras que te identifican a ti ahora, a todo tu mundo, a todo el universo en un instante. Si se presta atención, un anónimo puede ser sinónimo de uno mismo."

9 pensamientos +:

Anónimo dijo...

Este comentario merecía convertirse en entrada, muy bien visto ane.

Pero ahora me encuentro descolocad@: después de defender el anonimato ahora me pica la curiosidad ¿quien será la campanita anónima? La curiosidad me puede... Maldición!!! Ya me la han vuelto a dar con queso!!!!

Y de votar "democraticamente" nada, aquí todos los votos valen lo mismo, cosa que no sucede en la democracia.

Twisted Kyosaku

ane dijo...

Vaya usted a saber!

La inocencia no está bien vista,eso de ser idiota y que te la den con queso, pero pienso yo -en mi inocencia elegida- que si alguien me engaña con lo que sea, no caen en mi tejado la mala acción ni las malas intenciones. Cae en el suyo y será el/ella quien tenga que responder ante su propio tribunal. Respondo ante el mío (y por favor, que sea un poco menos exigente!)

Total que, ¿me la habrán vuelto a dar con queso?. Jajajaja!

Y como es verdad que los votos, aquí, valen lo mismo, por dios bendito! no dejéis que salga un 50-50.

Roberto Poveda dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Roberto Poveda dijo...

Que zazen sea una práctica colectiva es algo que no está claro. Hay ejemplos innumerables de lo contrario. Desde los comienzons del budismo, pasando por lo 9 años frente al muro de Bodhidharma, hasta los mil dias de meditación solitaria de Kodo Sawaki.

Ya en el Dhammapada uno de los textos mas esclarecedores y antiguos del budismo antiguo (valga la redundancia) podemos leer:

«Si para practicar uno encuentra a un amigo
prudente, sabio y de buena conducta,
atento y feliz, superará todos los problemas,
viviendo con él.

Si para practicar uno no encuentra a un amigo
prudente, sabio y de buena conducta,
que sea como un rey que abandona el país conquistado,
o como un elefante que se pasea solitario en el bosque.

Es mejor vivir solo.
No hay amistad con un tonto.
Evitando el mal y libre de preocupaciones,
es mejor, como un elefante, pasearse solo en el bosque.

Es una suerte si uno puede encontrar una buena shanga, pero si no se tiene esa suerte hay que continuar solo, y, de todas formas, nadie puede hacer zazen por nosotros, más que nosotros mismos.

Sobre la campanita, ¿había una votación?... yo voto por el silencio.

Anónimo dijo...

Roberto, totalmente de acuerdo. ¡Claro que se puede practicar zazen sólo! y hay quien en nuestros dias practica en una cueva. La shanga puede ayudar mucho, pero no es imprescindible. Yo me apunto a todo, ja, ja. Shanga y soledad. Y tengo la suerte de estar en una shanga extraordinaria.

Ane, ya puedes suponer que comparto totalmente eso que dices: "Me gusta que todo deje de ser mío en el mismo momento que sale de mis manos. Me gusta recoger lo que cualquiera suelta". Me ha encantado. Por cierto, uno de aquellos anónimos de la entrada anterior era yo. Quise firmar como Siddharta y no pude por algún extraño motivo informático. Que casualidad, no? Y así me sumegí en la melée de anónimos que dió tanto de si.

Por cierto, me conmovió mucho lo que dices del Comando y tu ordenación. No tengo palabras. Sólo decirte que me siento muy feliz.

Un abrazo muy fuerte.

Siddharta.

Otra vez lo mismo. Me dice que mi cuenta no tiene permiso para visualizar tu pàgina. Pongo "anónimo". Sólo me pasa con tu blog.

ane dijo...

Sí, creo que "preferiblemente colectiva" sea más preciso. De momento no se me ocurre casi ninguna, o directamente ninguna, tradición que anime a la práctica solitaria y me parece que tienen buenas razones. Si no ha sido en propias carnes, habrá sido en las ajenas pero quien más quien menos hemos visto consecuencias no deseadas practicando en soledad.

Es verdad también que no siempre se tiene elección y en ese caso... o que se pueda simultanear una y otra...

En fin, es un tema que me he planteado más de una vez porque un dojo no es sólo gente que se junta porque les ha dado por ponerse a respirar haciéndose los originales. Pero ése es un "huerto" complejo.

Por cierto, maravillosos los trozos que conozco del Dhammapada y éste que has elegido es lúcido y cabal además de hermoso. Estoy con el Shobogenzo y me lo has traído a la memoria. Agradecida. Y ya que estamos en estos intercambios: ¿alguna edición en concreto que te parezca recomendable?

1abrazo, Roberto.

ane dijo...

jaja! ya he visto que has conseguido "salir del anonimato". Me ha pasado alguna vez con el Comando pero luego, como una gripe, se pasó. No sé. Misterios de la red.

Del resto de tu comentario, no digo nada que luego me pongo a recordar y me emociono :) Dicen que no hay lazos emocionales en la sangha. Me llego en párvulos porque yo sí los tengo. Y aprecio la gran cosa que fue y que es.

bss, Siddharta.

Xaro La dijo...

No quites la campanita!!!

ane dijo...

Campanita se defiende con coraje pero el marcador va en su contra, Xaro La. Al menos de momento. Veremos, quedan siete horas para el desenlace :)

Ah, Roberto, he querido añadir tu voto por el silencio pero, como yo ya había votado, me ha reconocido y no me lo permite. Que sumo 1 a los del "sí, por dios!"

Publicar un comentario