Nómbralo


En zazen y en no zazen hacemos cosas como......
Habitar el movimiento
Respirar con la piel
Pensar con la planta de los pies
Andar para llegar a ningún sitio
Hacer sin hacer... haciendo
Aprender los nombres verdaderos del viento y del agua y de la piedra, la hierba..... Y murmurárselos de tú a tú
Desbaratar el mundo con un gesto y ordenarlo al mismo tiempo
Tener la osadía y cumplimiento de afirmar, sin lugar para la duda, que Dios y yo no estamos separados
Re-saber junto a los Antiguos que el universo es una perla brillante
Cabalgar El Tigre (no un tigre cualquiera, no)
Lavarnos las manos tras cada acción y olvidarla y olvidar las consecuencias
Vivir mientras vivimos y al morir estar muertos
Latir con sangre que bate como tambores y risas como piedras despeñándose por un barranco
Hacer amanecer un día con su Sol tan solo porque hemos abierto los ojos

....... y muchas cosas más que nacen de ese sitio donde nunca pasa nada tan importante aunque todo tenga una tremenda importancia. Y algunas sólo las puedes nombrar tú.



Todo ha sido dicho antes pero cuando lo redescubrimos damos a luz de nuevo al mundo






3 pensamientos +:

Roberto Poveda dijo...

¿Hacemos zazen, o dejamos que se haga zazen en nosotros? y con él, con zazen, dejamos que se haga el universo entero, sin oponerle resistencia.

Hoy me ha dado por las reflexiones "científicas", así que, como ayer volví de un micro-retiro (en personas y en días), he curioseado para saber que sucedió durante esos dos días y medio (además del rescate financiero :) . Y resulta que, mientras yo y mis amigos de práctica permanecimos inmóviles, callados, sentados encima de esta hermosa tierra que nos alberga, esta nos trasportó con absoluta suavidad alrededor del centro de la galaxia a lo largo de más de 49 millones de kilómetros.

Ante algo así, ¿qué otra cosa podemos hacer que juntar las palmas de las manos y dar las gracias?

Roberto Poveda dijo...

... y ante la belleza de esta entrada, también. Cerrar la boca, juntar las manos y dar las gracias.

ane dijo...

Gasshô, Roberto.

Traducido al castellano: cerrar la boca y juntar las manos ante mi corazón agradecido y en unión con lo que has dicho.

Publicar un comentario