Pecado mortal


Dicen los judíos que un hombre muere cuando “lo que ha venido a hacer” está hecho o porque ya no hay forma humana de que lo haga. Y tienen la costumbre de añadir a este tipo de afirmaciones que “la Ley siempre se cumple”. El caso es que a lo mejor algo de eso hay. Que uno tiene que hacer lo que tiene que hacer (verdad de Perogrullo, por otro lado) y si no lo hace pues ya va sobrando que para estas cosas la vida es muy expeditiva.

Hace tiempo alguien me dijo con mucha sorna: “Ah! Es que eres una mujer con una misión!” después de contarle (desafortunadamente a la vista del comentario sarcástico) alguno de mis sueños, no recuerdo cuál.

Y me sentó fatal. Primero por elegir mal las orejas. Segundo y más importante -aunque a mí no me lo pareciera en ese momento- porque si la tenía no la estaba realizando. Muchos sueños, muchas ideas y ni un sólo resultado, ni un solo cuajamiento.

Pero, en concreto yo, tengo la enorme suerte de tener por ángel (según dice una página web que consulté como un oráculo buscando consuelo en un momento un tanto desesperado) a Mahasiah, el de la última oportunidad. Lo que entendí, sobre todo porque lo tengo constatado en mil y una circunstancias, es que soy de esas a las que todo se les da en el último momento. Salvada por la campana, vaya, por hablar en roman paladino.

Por si acaso, lo cuento. Porque me parece que nos pasa a más de uno y de dos. Que muchos nos cortamos de hacer lo que nos resulta tan natural hacer tan sólo por miedo, por inseguridad o cosas de esas que no nos conducen más que a estar vivos pero zombis, ocupando espacio sin amarlo intensamente. Un pecado capital y mortal de necesidad como bien saben todos los infartados.

Se tiene que acabar. Porque tener un sueño es una bendición que no viene a cuento de nada rechazar.

Échale un vistazo, va de lo mismo:
La bendición de tener un sueño

Y que a lo mejor mi sueño es tan hermoso como sentarme a contemplar calabazas y encandilar a todo el que tenga cerca con lo mismo. No diría yo que no. Pudiera ser..... y hay más, siempre hay más.



12 pensamientos +:

Ladrón de Guevara dijo...

No sé si creo en los sueños como mensaje oculto de algo o camino para algo.

Tampoco sé si todos tenemos una misión en la vida o precisamente para vivir nos buscamos una misión.

Acción-reacción; ensayo-error-acierto; elección; para mi estas palabras definen más nuestra existencia.

Pero soy joven e ignorante, y quién sabe...

Cuídate Ane.

Roberto Poveda dijo...

:)

Xaro La dijo...

Yo sí creo que venimos para despetar y por que tenemos una misión...Cuál? no lo sé, aunque a veces creo que si lo sé.
También soy de las de el último momento y mira que intento corregirlo pero no siempre lo consigo, mejor dicho, casi nunca lo consigo.

Dos besos Ane

Kyosaku dijo...

Creo que de lo poco que he aprendido en esta mi existencia, es que nadie (y Nadie) te pide nada.
Solo ser.
De las aventuras, juramentos,lealtades, y exigencias que parece que el mundo parece nos manda, todo es fantasía. "Maya" lo llaman los hindúes.
En algún momento yo también me deje tentar por la sensación de tener una misión en el mundo, no lo voy a negar, también fantaseada por algunos amigos, pero me lo pasé bien , que narices.
Ahora ,se que mi única misión, es ser, y como mi entendimiento no llega a saber cual es el plan supremo, me dejo llevar, sabiendo que a poco, lo hago bien.

Roberto Poveda dijo...

Humildemente creo que aquí se esboza uno de los temas más complejos (no es un sentido teórico, sino vital)del budismo Mahayana.

La identidad entre samsara (mundo ilusorio/fantasía/Maya/sueños/nacimiento y muerte/lo bueno y lo malo/elegir/atman, o yo/fenómenos/etc.) y nirvana (verdad absoluta/despertar/no nacer, no perecer/ni bueno, ni malo/más allá de la elección o de la no elección/anatman, o no yo/vacuidad/etc.

Pero no solo es de los más complejos, sino tal vez el más importantes, pues es aquí donde se articula el plano de la ética, el plano de nuestro comportamiento cotidiano, de lo que somos y elegimos ser día tras día.

No hay otra forma de expresar el nirvana/el despertar (lo incondicionado y sin mancha) más que a través del samsara (lo condicionado e impuro). O como dice Vimalakirti: "Transitando por caminos equivocados sigue el bodhisattva el camino de buddha".

¿Cómo dejar que zazen se exprese y actúe a través de nosotros cuando no estamos sentados, inmóviles y en silencio, sino en nuestra vida cotidiana? O en término leninistas: "¿Qué hacer"?".

Es algo que estoy lejos de haber resuelto, algo que me planteo todos los días y que, a veces, duele. Y, seguro, me equivoco una vez tras otra. Es un koan para toda la vida, irresoluble, pues probablemente sea la vida misma y cuando has resuelto ese koan, como dice ane, ya vas sobrando.

Roberto Poveda dijo...

No se si es Dogen u otro, pero hay alguien que dice que el despertar es despertarse de un sueño dentro de un sueño.

ane dijo...

Amén a todos :)

Anda que no se me ocurren cosas con los comentarios! Acuerdos, desacuerdos, tachones, notas al margen, a pie de página, errores de pensamiento y/o percepción propios, territorios por explorar...

_/\_

comoalargartupena dijo...

Pues no sabría decirte hasta que punto es bueno tener sueños... no sé, es como lo que decía Nagarjuna "¡Qué agradable es rascarse cuando algo nos pica, pero es mucho mejor que ese algo nos deje de picar! ¡Qué agradable es satisfacer nuestros deseos, pero es mucho mejor vernos libres de ellos!”.

Pero bueno, mientras soñar sea gratis y no nos apeguemos demasiado al sueño no debería haber problema! :)

ane dijo...

Según yo los sueños son una bendición, me caen bien, me alegran los días, hacen que agradezca estar viva para perseguirlos o que aproveche esta vida en la que estoy para rondarlos y cortejarlos cuando menos. Y disfrutarlos y hacerlos, cuando más.

El apego a ellos y los resultados es lo que todo lo estropea. Una auténtica p...traña ;) A ver si me voy "quitando"

Kyosaku dijo...

Tienes toda la razón Roberto Poveda al decir que este tema es el CENTRAL ( me imagino que estás respondiendo a la alusión que se hace a Maya, Sansara, etc).
Si señor, este es el tema principal.Que vivimos en un mundo de ilusión creado por la mente. Y que mientras nos creamos toda la verborrea que ella hace y dice:
(mundo ilusorio/fantasía/Maya/sueños/nacimiento y muerte/lo bueno y lo malo/elegir/atman, o yo/fenómenos/etc.) y nirvana (verdad absoluta/despertar/no nacer, no perecer/ni bueno, ni malo/más allá de la elección o de la no elección/anatman, o no yo/vacuidad/etc.
Y muchos mas, no hacemos mas que despistarnos y complicarnos con mandangas.
Y además, la mente te dice que la solución es complicada y bla, bla . Y te habla de ética y de comportamientos.... y bla bla... Y tu la haces caso... mientras sigues investigando y atendiendo a otras gentes que estan tanto o mas confundidas que TU.

La solución es muy sencilla , y ni esta oculta, ni es patrimonio de unos elegidos , ni tienes que hacer méritos para conseguirla en esta u otras vidas.
La Historieta es que tu ya eres. El problema es que no te lo crees.
Y zazen, lo que hace es tranquilizar esa mente juguetona y peligrosa que te hace zozobrar cada dia en tus tareas habituales. Además de otras cosas....que dejamos pá otro dia.

Si me atrevo a decir todo esto con tanta audacia,es porque un amigo preguntó. No creo tener TODA la verdad en mi mano , pero algo he aprendido y la vida me obliga a hablar.

Mela dijo...

Yo soy una soñadora nata, Ane, así que no paro ... hasta despierta sueño! Me gustan tus reflexiones ... mueven! Muacc

ane dijo...

De soñadora a soñadora.... saludos, Mela. Y bss :)

Publicar un comentario