Hablando de Deshimaru


Anticipo el final: ¿Cuchara o tenedor? 

El monje que se tomó la molestia de montar un dojo a menos de doscientos metros de mi casa (cosa que me vino muy bien porque perezosa que soy si hubiera estado aunque solo fuera a un par de kilómetros ni me habría acercado), primero me cayó bien y luego fatal por cuestiones que no vienen al caso y sobre todo porque, bien simple: no congeniábamos.

No sé qué le parecía yo al principio pero sé que al final no me podía soportar.

A la monja que dirigía al monje a quien yo le parecía horrible, tampoco le gusté mucho.

Fueron importantes en mi vida no por afinidad personal (que no, que no y que no) sino porque estaban empeñados en poner fácil y cerca la Vía aún a gente que les sacaba de quicio. En mi mundo se le llama Generosidad, en grande y es una cosa de las más respetadas.

Y algo de eso hay también con Deshimaru y todos los demás a quienes hoy adoramos seguramente porque no los sufrimos (Esto es como lo de House, mola ver de lejos y en la tele un médico tan borde... excepto que te toque y aunque te salve la vida).

Si decimos que tal o cual compañero de cuadrilla y Vía es insoportable en sus disertaciones no quiero ni imaginar lo que tuvo que ser Dôgen, y a día de hoy sigue siendo, que es que hay que cogerlo con tiempo (mejor en invierno) y ganas y cuaderno para coger apuntes y traducir.

Uno no debe olvidar (ya lo dice el Comando en sus comentarios en esta entrada: fukanzazengi paso a paso (iv) que fue un erudito, que es reconocido como el filósofo más importante de toda la historia de Japón y eso suena a "ladrillo" hasta que uno se pone y descubre que sí, que es un ladrillo pero que con ese ladrillo se construye mucho más que una casa. Ah! y un experto esotérico tendai, no lo digo por fastidiar, aunque sé que a todo el mundo le pone nervioso el esoterismo y la metafísica............ tan necesarios y en algún momento obligatorios y luego descartables..........

A lo que voy: así y por llamar las cosas por su nombre, Deshimaru siempre me pareció un engreído más bien tirando a fascista en lo que se refiere a su personalidad PERO eso es lo de menos en el plano que nos importa, lo de MÁS es que acercó una práctica que necesitábamos, que casi-muchos de los mensajes que repitió las tres veces mínimas que cualquier mensaje necesita para ser procesado en lo profundo, fueron de acuerdo a la Ley  (¡Dios, qué cosas, yo diciendo esto!)

Y agradecida.

Agradecida por no haberlo conocido personalmente.

Agradecida de poder quedarme con la esencia ya decantada de algunas de sus afirmaciones (algunas).

Agradecida porque me obligó a fijarme en lo que decía y a discriminar que no es poco.

Y agradecida porque, equivocado o no (¿quién sabe?) transmitió lo que tenía y eso es lo único que se le puede exigir a un eslabón de cadena. Espero, porque si no la gran mayoría lo llevamos de “color”.

Tengo que decir que cuando encontré a Rafu y Alonso no me lo podía creer. 

No reñían sino que animaban. 

Sabían dulce. 

Que puede parecer proselitismo barato pero de verdad que no, que sé yo que tienen sus cosas pero aún así ....

Que necesitamos cariño y comprensión y confesión y ánimo tanto como espuelas y collejas ...........



..............me he vuelto a ir por las ramas....... cosas del kraken que también soy y se me escapa sin control del vez en cuando :(

8 pensamientos +:

Antonio dijo...

Sintonizo con las reflexiones que hacen, tengo claro que sigo, que puedo seguir las enseñanzas de un maestro, enseñanzas que él mismo también sigue; pero intento cuidarme cada vez más de seguir su karma o su "personalidad".
Ya tengo bastante con hornear lo mío.
Un abrazo.

Ángel Hosshin dijo...

Suscribo lo dicho por Antonio.
Un abrazo.

unsui dijo...

Comparto contigo que a lo mejor fue bueno no conocer a Deshimaru. Con el tiempo las personas se mitifican, ( o se desmitifican si estaban demasiado mitificadas).
Sigo pensando que, aparentemente, en el caso de grandes maestro o grandes seguidores no hay a veces un exceso de coherencia entre lo que dicen que piensan y lo que en realidad hacen. Es como decir "abrigaté que va a hacer frío" y luego aparecer en la calle en bañador. Es el viejo lema de "hacer lo que digo, no lo que hago"
Sin embargo creo que esto se parece mucho a recibir un buen regalo dentro de un feo envase. Lo importante es lo de dentro.
Deshimaru puso a nuestro alcance un buen regalo. Yo no ví el envase.
Aunque me disgusta la posible falta de coherencia entre pensamiento y acción en otros, cuando me observo, veo que puedo competir con ellos y hasta ganarles, sin recurrir a la "foto-finish". Si yo mismo no consigo que mis acciones concuerden siempre con el pensamiento, difícil va a ser que consiga que los demás lo hagan...
Aún así creo que es positivo. Los demás son espejos donde muchas veces reflejamos los nuestros y esto permite conocerlos y tratar de eliminarlos
En cualquier caso creo que no hay que engancharse mucho a las personas... fallamos más que una escopeta de feria
Bsss
j

Angst dijo...

A mí me parece que Deshimaru, por medio de la AZI y la idea de que había que "niponizar" el budimo europeo hizo bastante mal, por no hablar del daño físico que provocó en muchos de sus estudiantes la idea de que había que proyectar la respiración. Pero ya se sabe: no hay que ponerle peros a la providencia.

Un saludo.

Anónimo dijo...

Permitidme que me cuele un poquito en vuestro mundo que no es el mio.
Permitidme que diga que la protagonista de este musgo que da color y calor a las fachadas grises, me proporciona en ocasiones la argamasa con la que construyo mi casa.
Permitidme que admire su generosidad, su paciencia, sus afectos a interés cero, y porque no, tambien bellena serena, como una Gioconda.
Y podre de mi, en mi "solo sé que no sé nada", ilusionado y saltando de alegría, encuentro y compro como regalo de "vuelve a casa por navidad" un libro (que para ella es un de los mejores regalos) y de un autor que yo supongo le gustará.
Y adivina que libro: "La otra orilla" de DESHIMARU.
Y claro, despues de leer esta entrada yo me siento como el protagonista de la canción MARIETA de Javier Krahe.
Pero permitidme que ponga esta nota de humor (yo soy un poco payasete, es mi forma de generosidad) para que Ane es insustituible e imprescindible en mi vida.
Salud paz y libertad

Muiso dijo...

Hola ¡¡¡ buen sábado a todos los lectores ¡¡¡ Estoy leyendo y me encuentro con este trocito escrito por Angst: " por no hablar del daño físico que provocó en muchos de sus estudiantes la idea de que había que proyectar la respiración". Y no lo entiendo ¿ Podrias, Angst, explicar que quieres decir ?

Gracias :-)

Angst dijo...

Al parecer (lo transmito como me lo contaron en una sesshin) algunos de los estudiantes de Deshimaru tuvieron problemas físicos serios (en el caso concreto de quien me lo contó se trataba de varias hernias discales) a raíz de la proyección de la respiración durante zazén, esto es, por hacer que el vientre se expanda durante la espiración. Yo no sabía muy bien qué pensar sobre todo este tema, hasta que encontré una entrevista a Gudo Nishijima en la que reconoce que "el maestro Deshimaru cambió algunos puntos en lo referente a la respiración en relación a lo enseñado con Sawaki". Nishijima supone que se trata de una influencia del lugar de estudio de Deshimaru en Japón: el templo Sôjiji, cerca Yokohama. En todo caso, hay videos en Youtube donde se ve a Deshimaru explicando ese tipo de respiración. Espero que haya quedado claro. :)

Ane Elexpe dijo...

¿Os suena una especie de poema que decía algo así como:

"no sigas al maestro sino a sus enseñanzas
no sigas las enseñanzas sino el espíritu de las enseñanzas..."?

Es que no sé bien cómo era pero sé que me resultó muy esclarecedor.

Gracias a Antonio, Ángel, unsui, Anónimo (nos vemos prontito y quiero mi libro!),Angst y Muiso por los comentarios que tan bien sientan siempre. Y un abrazo.

Publicar un comentario