Zen y acupuntura: publicidad indebida

    
Una buena nevada que normalmente debería haber cubierto de silencio el chirrido de mi ruido interno. Y no lo logró.

Un par de días por delante sin trabajo ni excesivas obligaciones sociales pese a que casi es navidad y parece que hay que ponerse a cenar a todas las horas, incluidas las diurnas, como si lo fueran a prohibir. Y no me animó ni una pizquita diminuta de nada.

Y desmotivada, sin ilusión, sin sal, sin "ver" y encima a lo tonto y a lo bobo, sin ningún motivo de peso excepto mi propia ñoñería....

Y no era día de dojo que me salvara la vida como hace siempre sin faltar a su palabra ni una sola vez.

Sólo me quedaba una magia de las grandes -reales y verdaderas- que convocar porque yo sola no conseguía remontar (las cosas como son y aunque no me gusten). Llamo al centro de acupuntura (que en este caso es muiso pero que en cuenca es ramóno teddy en madrid y koldo en bilbao) para ponerme unas agujitas como antenas al cielo que me devuelvan a lo grande, lo hermoso, la alegría... en definitiva lo que me es propio y a lo que tengo pocas ganas de renunciar (que para eso me pertenece)....... me las pone y

veinte minutos más tarde el universo y yo volvemos a ser un poco más uno que dos, un poco mejor que peor o sea, lo normal que debería ser para todos todo el tiempo.

Es que no me puedo (ni quiero) callar sin recomendar tanto zazen como acupuntura cada cosa con su ritmo y sin abandono, cada cosa para su función.
 

5 pensamientos +:

Siddharta dijo...

Ane, magnífico texto. ¡Me siento tan identificado! Cuando se supone que uno deberia estar estupendamente bien, y no sabes porque, no lo estás. Sin ilusión, sin sal, sin ver: es decir, perdido en la niebla del egoismo (tal como uso yo el término, sin las típicas connotaciones éticas del hacer. Simplemente, egoismo= no experimentar la conciencia de mi Unidad con el Universo, aunque intelectualmente sepa que no hay separación). ¡Es tan frustrante! Y entonces, ¿que hay que hacer? Zazén. O bien acupuntura, ¡esto no lo sabía! O quizás hay algo en mi vida que no anda bien, y deba hacer un cambio. Entonces, en lugar de soltar los pensamientos, al revés, ponerme a pensar y analizar, sin dejar tampoco la intuición, y ver que pasa. Lo digo porque yo ando unas semanas cegado por la niebla del egoismo. Pero creo que lo mio se cura con zazen y, sobretodo, mushotoku. Pero tomo nota del 'anuncio' de la acupuntura por si acaso ....

Ánimos, un abrazo fuerte.

Anónimo dijo...

Me gusta la gente que comparte con entusiasmo lo que sabe que les-nos hace bien.

Besos Ane.

ISA

Anónimo dijo...

Y yo tomo nota de tu sencilla, elegante y completa discriminación entre egoísmo y egoísmo. Nunca lo había visto expresado así. Pocas palabras que lo dicen todo.

En cuanto a la niebla, dicen los que saben que antes de saltar, la vista se nubla por un momento. Y dicen que al que está a punto de saltar sólo le corresponde "seguir saltando". En esas ando como una cangura. Te deseo lo mismo: buen salto y buen ánimo.

Y besos también para ti, Isa, feliz en tu isla :)

ane

Ane dijo...

Ah! me dicen que además de muiso en valladolid y ramón en cuenca, también está teddy en madrid. Por si os viene bien.

Sé que hay más monjes que practican la acupuntura pero no los conozco a todos.

Muiso dijo...

Jajajaja ¡¡¡¡ publicidasd gratis ¡¡¡ chachi. Es que tu eres muy muy muy sensible a las agujitas Ane, bueno, y a todo ;-))

Por cierto en Bilbao está ejerciendo Koldo.

Publicar un comentario