Tolerancia

 
"La tolerancia es un pacto perverso en el que cada parte renuncia a la pasión pública de sus razones y las convierte en estólidas e impenetrables convicciones, o sea en verdades encerradas en un ghetto, a cambio de una paz que no es concordia sino claudicante empecinamiento y ensimismada cerrazón.

Ante lo que inevitablemente ha de sentirse como sinrazón ajena cabe moverse, en todo caso, entre una impaciente indulgencia y una paciente agitación, nunca pararse en esa indiferencia o desdén definitivo que es la tolerancia. "
(Vendrán más años malos y nos harán más ciegos de Rafael Sánchez Ferlosio, pg.139)

Habrá que pensar un poco por si acaso la tolerancia no fuera tan buena como creemos, por si después de todo no sirviera al progreso del ser humano  que no siempre tiene que ver ni va parejo con el tecnológico (y digo tecnológico, no científico).


Que pudiera ser que no sea lo mismo tolerancia que respeto y que el respeto no tiene por qué expresarse siempre con silencio.


La tolerancia se ejerce desde una posición de superioridad, como si tratáramos al otro como a un niño con quien no se pudiera entablar un debate por carecer, en nuestra opinión, de las cualidades necesarias.  El respeto, muy al contrario, permite y arropa el intercambio y la comunicación de la misma forma amable que la ausencia de ellas.


El respeto solamente se da entre iguales que así se consideran mututamente. La tolerancia implica una desigualdad indigna impuesta unilateralmente por el que tolera. El respeto valora y aprecia aunque no comparta. La tolerancia desprecia aunque sea de una forma muy sutil. Se puede sentir.


Esta distinción se advierte con claridad en la tradición zen. No es tolerante con según qué cosas (y de eso tenemos experiencia todos) y profundamente respetuoso sin embargo. Porque el zen, como la vida y la naturaleza, se atiene a lo que ES y no a la razón tan solo. Atiende y se pone de acuerdo con la Realidad en todas sus manifestaciones. O eso creo y hasta ahí me "llego".
 

2 pensamientos +:

Ladrón de Guevara dijo...

¡Mierda! Estas son las entradas ante las que me tengo que quitar el sombrero y darte las gracias.

Brillante reflexión, análisis, enseñanza.

Gracias.

Anónimo dijo...

La reflexión me ha despejado dudas, gracias.
Gloria

Publicar un comentario