Estado de alarma

     
Primero cogieron a los comunistas,
y yo no dije nada porque yo no era un comunista.
Luego se llevaron a los judíos,
y no dije nada porque yo no era un judío.
Luego vinieron por los obreros,
y no dije nada porque no era ni obrero ni sindicalista.
Luego se metieron con los católicos,
y no dije nada porque yo era protestante.
Y cuando finalmente vinieron por mí nadie dijo nada porque ellos no eran yo.

(se atribuye, parece ser que erróneamente, a Bertoldt Brecht y hay mil traducciones. Da igual. Blas de Otero lo dijo, en su línea, más que claro: vendrán por ti, vendrán por mí, vendrán por todos... una vez permitimos que empiecen su hambre es insaciable)

Disculpas anticipadas por la longitud de la entrada, es así en el original http://pablolopiz.blogspot.com/  (Turbulencias).

Al final se podrá estar de acuerdo o en desacuerdo, de cualquier forma habremos contemplado los hechos desde un punto de vista más aparte del que seguramente teníamos.

No comparto la reflexión en su totalidad pero tengo claro que el fascismo amenaza con volver porque las condiciones objetivas se dan igual que se dieron "entonces". De momento estamos en Estado de Alarma. De momento.

(Dolorosamente he discutido sobre esto con casi todos los que me importan. Esta es una forma más amable y silenciosa de explicar parte de lo que sentía y quería decir.)

"Odio escribir sobre los políticos que dicen representarnos, traidores inmundos de la especie humana. Sin embargo, lo real-despreciable se impone en estas horas aciagas. Leo a amigos que aún escriben y se preocupan por la música y por la literatura, por la poesía o la filosofía, por esos espacios extraños, diferidos, en definitiva, respecto de lo real-inevitable. A mí me obsesiona ahora el gesto aquel de René Char, quien se negase a escribir mientras durase el nazismo. La escritura, dijo, no es suficiente.

Sé de la importancia del estilo, del rigor que exige la escritura, de la necesidad de revocar las formas del decir instituido. Sin embargo, hay días en que se impone el hablar claro, el abandono respecto de los juegos retóricos y las teorías. Cioran habla de cómo una noche de insomnio es capaz de destruir el más estable de los sistemas metafísicos. Yo vivo desde hace unos días algo semejante a una larga noche insomne, obsesionado por no cerrar los ojos ante lo que acontece, al terror que ya es y que se avecina.

El Estado de Alarma, hermano menor del Estado de Excepción y del Estado de Sitio, ha sido decretado por el gobierno español el 4 de diciembre de 2010. Gracias a él han quedado bajo poder militar ciertos territorios y más de dos mil ciudadanos hasta hace unos días civiles. La medida, por más constitucional que se diga, no por ello deja de poner en marcha un mecanismo fascista que supone un salto en la modalidad del ejercicio político. Decía Foucault que el fascismo no es un elemento externo a las democracias occidentales, sino precisamente una virtualidad permanente, estructural, intrínseca a nuestro sistema que se puede poner de manifiesto a la menor ocasión. Esa ocasión ya ha tenido lugar. >>>>
He visto en el televisor cómo hordas exaltadas pedían la cabeza de otros ciudadanos y gritaban en favor del despido libre. Al grupo Love of lesbian en concierto arremeter, entre canción y canción, contra los trabajadores. En la panadería a gente que pedía cárcel para aquellos a quienes consideraban responsables de haberles hecho perder un vuelo y unas vacaciones. He tenido que contemplar cómo personas a las que consideraba amigos e incluso compañeros de lucha se batían en contra de trabajadores asediados. Lo había leído en Deleuze y Guattari, y en Reich. El problema del fascismo es un problema de deseo. Son las masas las que desean el fascismo. Y no sólo para los demás, también para sí mismas.

Los militares han entrado en la gestión política del Estado y de los asuntos que sólo atañen a los ciudadanos. Resolverán el problema, no tengáis la menor duda. Ya veremos quién los echa luego. Muchos de vosotros lo habéis fomentado. Vuestras críticas a los controladores aéreos no han sido sino la excusa que el gobierno ha necesitado para dar su golpe de mano. La pregunta la hizo un chaval de apenas dieciséis años en pleno Renacimiento. Spinoza no hizo sino reformularla: ¿por qué lucháis por vuestra servidumbre como si se tratase de vuestra salvación?

Decía Goethe, ya cercano a la muerte, que llevaba ochenta años intentando aprender a leer y que aún no lo había conseguido. Aprender a leer es una tarea que abarca toda la vida. Se lo digo a mis alumnos cada comienzo de curso, que saber lo que pone en un anuncio de coca-cola no es saber leer y que el sistema escolar no les prepara sino en el analfabetismo. Ahora observo sus consecuencias. El gobierno decreta el Estado de Alarma al margen de la ley que lo regula. Apenas es necesario saber juntar las letras para darse cuenta de que el sentido de la ley que define los casos que permiten la declaración de este Estado no se cumple. Sin embargo, los parlamentarios no parecen haberlo percibido. La mayor parte de la ciudadanía no parece haberlo percibido. Nadie parece saber leer.

No hace falta haber leído a Marx, pero es conveniente para entender qué diablos es una huelga, cosa que (a veces creo que deliro) todos parecen haber olvidado. La huelga no es una cuestión de derecho, ni se juega al nivel del derecho. El derecho pertenece a eso que solía llamarse superestructura. La huelga supone una intervención en la infraestructura. Así que eso del derecho de huelga es una estupidez supina. Y el asunto de los servicios mínimos no es más que un modo de desactivar el arma fundamental de los trabajadores frente a las presiones del capital, su potencia de fuga. Así que hablemos de lo que debiera ser obvio, de eso que Vaneigem llamaba banalidades de base. La huelga es un mecanismo que se sitúa en la dimensión descodificada de la lucha de clases, o, si gusta más la jerga nietzscheana, en el espacio inmanente de las fuerzas en conflicto. La huelga supone, llana y simplemente, la supresión de la relación entre explotadores y explotados, y, por tanto, la supresión de la producción de plusvalía que esa relación supone: la auto-supresión del trabajador en tanto que tal. Toda huelga es, necesariamente, eso que ahora llaman huelga salvaje: ruptura de la relación-capital, invención del comunismo. Así que déjense de gilipolleces con la historia esa de que una huelga salvaje es inaceptable y otras chorradas por el estilo. Si les parece inaceptable una huelga salvaje, al menos ya saben una cosa, saben de qué lado están, del lado de los explotadores, del lado del capital y de sus empresas. Sepan también que no me tendrán como amigo.

Pero los controladores aéreos ni siquiera han hecho una huelga, sino que se han acogido a su derecho a la salud. Freud hablaba del malestar de la cultura. La actualidad intensifica de manera exponencial dicho malestar. Gobierna, nos gobierna a través de él. Hoy que se abandona a miles de personas al paro sin subsidios al tiempo que se las responsabiliza de su situación, hoy que se hunde a la población en la precariedad extrema y se la somete al máximo estrés, hoy que para sobrevivir hemos de comer ansiolíticos, somníferos y antidepresivos en cantidades masivas, obligados como estamos a poner nuestra vida entera a trabajar para poder permanecer conectados a un sistema que nos expulsa sin descanso; los controladores aéreos están, sin embargo, impedidos por ley a consumir cualquier tipo de tranquilizante so pena de quedar temporalmente inhabilitados en sus funciones. Al mismo tiempo, el gobierno decreta una ley, otra más, que no es sólo un ataque a sus condiciones de trabajo y de vida, sino un ataque a su dignidad como colectivo y a su integridad como individuos. Hacen uso entonces de su derecho a la salud, en concreto a la salud mental, minada tras meses de ataques injustificados por parte de la empresa y del gobierno. Eso pasa a ser considerado delito de sedición. Pero su malestar es el nuestro, el de todos. Su epidemia de ansiedad nada tiene de sorprendente. Es la misma que sufrimos todos los demás: enfermedades del vacío las llaman. La cuestión es si vamos a seguir sometiéndonos a sus terapias químicas o vamos de una maldita vez a reventar.

A lo largo del 2009 en France Télécom se inicia una ola de suicidios debido a las condiciones draconianas a las que la empresa somete a sus trabajadores. Si mis cálculos no fallan, han sido reconocidos por la empresa 48 suicidios en dos años. Es una opción, la última. En las cárceles se llevan practicando los suicidios y las auto-mutilaciones como formas de resistencia desde hace años. Hay, en los últimos años, una epidemia de gente que, frente a situaciones irresolubles, se quema a lo bonzo. Cuando es la propia vida la que juega en contra de uno mismo y ya no hay afuera, ¿cuál es la solución? ¿Permanecer en el sufrimiento o saltar al precipicio? Los controladores aéreos, creo que muy oportunamente, no han decidido suicidarse: ante una situación vital insostenible, vejados por insultos constantes, persecución de sus hijos en las escuelas, ataques de conocidos y desconocidos, etc., han decidido abandonar sus vidas, sus trabajos, su empresa. El Estado, apoyado por una población fascista, ha sacado al ejército, ha sacado las pistolas y las cárceles. Ha desactivado los únicos mecanismos que tenían, la huelga y el derecho a dejar el puesto de trabajo. Pero aún no han acabado con lo que les mantiene a flote como gremio y como individuos, su unidad como colectivo. Sin embargo, no otro es el objetivo último del Estado en su tarea de destrucción total: arrasar lo común, aislar en una soledad irrevocable, sin apoyo alguno.

¿Saben que los controladores franceses y portugueses se solidarizaron con los españoles, no dejando surcar su espacio aéreo a ningún avión procedente del territorio español mientras el paro durara? ¿Saben que el sindicato de pilotos se solidarizó con el de los controladores aéreos? ¿Saben que otros muchos sindicatos y colectivos europeos e iberoamericanos del ámbito de la aeronáutica han estado al lado de los controladores aéreos españoles y se han avergonzado de la respuesta brutal del Estado Español? Y luego tenemos que escuchar a los estúpidos políticos y a los despreciables empresarios del turismo hablando del deterioro de la marca-españa. España es una mierda, y no por culpa de los controladores, sino por culpa de estas hienas que nunca tienen bastante y a cuya cabeza se encuentra el antiguo colaborador del gobierno de los GAL, el inmundo Rubalcaba, gran ganador de esta debacle política.

¿Saben que el Estado Español, con nuestros impuestos, contrató hace más de un año a una empresa, en concreto a una consultora americana experta en la destrucción de sindicatos? Mckinsey, creo recordar que se llama. Ella ha sido la encargada de planificar lo que desde hace más de un año los controladores vienen sufriendo. Son los mismos que privatizaron Renfe y otras tantas empresas. Luego el trabajo sucio consistente en reventar cualquier posibilidad de convenio colectivo ha recaído en manos de un bufete de abogados experto en estos menesteres y también, por supuesto, pagado con el dinero de las arcas públicas, con nuestro dinero. Su nombre es Cusan-abogados, empresa integrada desde hace un par de meses en la firma internacional KPMG. Son ellos los que han estado llevando en nombre de AENA y del Estado las reuniones con el sindicato USCA: expertos en técnicas que permiten reventar física y psíquicamente al más duro de entre los delegados sindicales. Eso por no hablar de las serias sospechas de que a algunos de los miembros de la anterior cúpula del sindicato les hayan untado de pasta para desactivar cualquier posible brote de antagonismo. Pero las bases asamblearias lograron quitarse de encima a esa cúpula y generar un contexto algo más favorable, gente con menos experiencia pero más honrada. Ahora el gobierno dice explícitamente que va a descabezar al sindicato, que va a arrasar con los delegados sindicales, supuestamente protegidos por ley. Nada dicen al respecto los sindicatos mayoritarios. Ni UGT ni CCOO tullen ni mullen cuando se está persiguiendo de modo explícito a compañeros, ni cuando se arrasa con derechos laborales fundamentales. La fiscalía no duda en participar en la purga. Y, a pesar de todo, la historia no ha terminado. Las asambleas, aunque ahora desactivadas, pueden volver a brotar. Además, hay otros conflictos abiertos. Los pobres son más pobres. La rabia de muchos va en ascenso. Los controladores no están solos. Yo, al menos yo, estoy con ellos.

¿Y vosotros? ¿Vais a permitir que, no ya nuestro gobierno, sino nuestro Estado, pisotee los derechos civiles más básicos de un colectivo de trabajadores? La declaración del Estado de Alarma no va dirigida sólo a los controladores: es un aviso a todos los colectivos, trabajadores o no. La crisis (eso que llaman crisis y que cada vez se demuestra con más claridad que no es más que una recomposición del sistema capitalista para eliminar toda restricción a su proceso de auto-valorización) ha abierto una caja de Pandora que promete tempestades para todos: desatención de las personas más necesitadas, jubilaciones imposibles, recortes sociales: eso es sólo el principio. ¿Qué ocurrirá cuando empiecen, si es que empiezan, las movilizaciones? ¿De verdad creéis que las tasas universitarias sólo subirán en Gran Bretaña? ¿Qué las reformas no van a afectaros? ¿Qué vuestras pequeñas empresas van a sobrevivir? ¿Qué no vais a tener que hacer concesiones para mantener vuestros trabajos? Si están siendo capaces de aplastar la lucha de un colectivo que posee una posición estratégica en el sistema de producción y distribución y que tienen un grado de sindicación y una disciplina de acción inigualable, ¿qué diablos pensáis que van a hacer con vosotros, cuya capacidad de intervención en mínima? ¿Qué vais a hacer? ¿Quemar contenedores? ¿Pegaros con la policía? ¿Agachar la cabeza esperando a que escampe?

Es hora de hablar con los amigos, de crear redes de apoyo mutuo y de resistencia, de prepararse para lo peor, de inventar nuevas formas de lucha y de estudiar las antiguas, de aprender a ser tipos duros, de recuperar la experiencia política que durante los últimos treinta años nos han robado. No hablo de revolución. No soy un iluso. Hablo de resistencia. Es el tiempo de la acción común y de la ruptura. La poesía y la filosofía tienen que retornar a su función olvidada: cambiar la vida."
 

8 pensamientos +:

unsui dijo...

Este estado de alarma, es el anticipo del de "excepción" del año que viene.
Se feliz ahora y buen finde.

Ane dijo...

por una vez voy a ser obediente y te voy a hacer caso, unsui :))

Te deseo lo mismo.

nanin dijo...

A partir de tu perspicaz sentencia sobre el derecho a la salud de los controladores aéreos, es fácil justificar la exuberante desorientación que impregna este artículo tan culto. Con un poco de acritud, Nanín.

Ane dijo...

El artículo no es mío, nano y ya digo al inicio que no lo comparto totalmente. No dudo que utilizaron un supuesto estado de ansiedad galopante, simultánea y muy "oportuna" como torpe maniobra de presión. No dudo que les pudo la soberbia y la avaricia.

Pero me pregunto si habríamos reaccionado de la misma forma si la misma maniobra la hubiera empleado otro colectivo. Me pregunto sobre el rigor de la información que me permiten manejar y no sólo en este tema...

Me ha parecido que la expresión: "este artículo tan culto" iba con retranca pero me cuesta creer que te parezca mal la cultura. Es más, no lo creo.

Y en cuanto a la acritud, sí, la he notado y no entiendo bien por qué la has usado. A lo mejor es una forma de sonrisa.

un beso, nano. Tener amigos con quienes se puede estar en desacuerdo sin que eso merme ni un poco el cariño es bueno y es un bien muy escaso.

Anónimo dijo...

Cuando leo estos artículos que mezclan fascismo con marxismo, sindicatos verticales con sindicatos de clase, huelgas legales con sabotajes,siempre pienso lo mismo: se está intentando desactivar un sistema por el que muchos han luchado con el pretexto de que los dirigentes que nos gobiernan nos decepcionan.

En primer lugar hay que decir que los controladores no hicieron una huelga.
En segundo lugar la enfermedad y el derecho a la salud en este caso sobrevienen, cuando se dejan de cobrar las horas extra a precio de oro, no antes.

En tercer lugar cuando el resto de funcionarios y trabajadores que cobran de las arcas públicas, convocaron una huelga general a través de sus sindicatos, los controladores no se solidarizaron con ella y algunos se avergonzaron de haber pertenecido a alguna de esas organizaciones sindicales.

Rubalcaba no es precisamente mi heroe, pero la mentira por mucho que la diga el señor Pablo Lópiz Cantó no deja de ser mentira: la actividad de los GAL tuvo lugar entre el 83 y el 87 y Rubalcaba entro en el Ministerio de Educación en el 92 ¡5 años después!

Cuando se mezclan churras con merinas y el texto está bien escrito, muchas veces no nos damos cuenta del mensaje subliminal:los sindicatos son una mierda, los controladores son unos corderitos que no han hecho nada y la culpa de todos los males del país la tiene el gobierno, que en este caso es supuestamente progresista.Ese discurso me suena mucho.

Para finalizar, tengo que decir que en la manifestación de hoy he visto a muy poca gente.
Gente, que desgraciadamente vive un estado de alarma permanente y real que ni siquiera ha sido aprobado en el parlamento, que nos guste o no, es donde reside la soberanía popular,sino que ha sido impuesto por los "mercados" .Esos mercados que nos dicen que curremos más, cobremos menos,nos jubilemos más tarde, rescatemos a los que más tienen y abandonemos a los más desfavorecidos.
Pero eso no le importa a nadie.

Siento la chapa , le decía a Bixenta hace poco, que no iba a hablar más de política, pero es que no puedo.
Salud! Iñaki

Ane dijo...

Que no apoyo a los controladores. Que me parece que es porque son "pijos" y tienen un sueldo excesivo por lo que han podido permitirse el lujo que se han permitido. Que otros no pueden porque ya no existen las "cajas de resistencia" (aportaciones económicas para poder mantener una huelga). Y que no las hay porque la masa laboral a la que pertenezco lo que de verdad quiere y envidia es ser rico y poderoso.

Sólo quiero señalar que una huelga es una huelga y se da la mano con un sabotaje, al capital, habría que añadir y que cuando la convertimos en legal y la asumimos así (sumisos) el sistema la utiliza para sí mismo.

Y sintiéndolo mucho, los sindicatos sirven bien a la mano que les da de comer y les permite "trabajar" en condiciones bien distintas de aquellos a quienes dicen defender.

Por eso y mucho más sigo sintiendo la misma vergüenza. Ésto no es por lo que muchos pelearon durante la clandestinidad y la dictadura. No viví nada de eso en sus peores momentos, pero incluso en sus tiempos más débiles, no fue fácil y sentí miedo del de verdad.

Además y de todos modos me alegra que haya debate aunque adopte la forma de discusión y enfrentamiento. Me alegra sentir vivos y activos a mis amigos.

Anónimo dijo...

No es enfrentamiento, yo por lo menos no lo he enfocado así.
Por otra parte el hecho de que los dirigentes de sindicatos, patronales, partidos, judicatura etc muchas veces sean impresentables, no tienen que hacernos claudicar de nuestros ideales, porque esos malos dirigentes y otros que están agazapados es lo que quieren.
Yo a ti no te critico, critico el articulo con el que podría estar de acuerdo si no metiera por el medio el discurso de muchos tertulianos.
Vaaale ya me callo.Un beso.

Ane dijo...

¡Uf, pues me quitas un peso de encima! :)

Sangre caliente.. pero no te calles, anda, que no nos callemos, que no nos disfracemos también entre nosotros.

Muchos besos.

Publicar un comentario