Zen con corazón

 
Que no se nos olvide la Compasión............................................

que no se nos congele el Corazón

que no nos abandone la risa
ni la inocencia
ni la ternura............................
..................... que seamos tontos y, de puro tontos, hagamos cierto el dulce acoger y abrazar a más y más compañeros de Vía y no Vía. Y a nosotros mismos que también contamos............

............. por favor, que no se apague. Aunque seamos los últimos en cruzar a la otra orilla, como ofrecimos...................... que no se apague.
     

6 pensamientos +:

Siddharta dijo...

Ane, ahora soy yo que me he quedado sin palabras.

Y las únicas que acierto a escribir son las tuyas que más hondo me llegan:

... por favor, que no se apague. Aunque seamos los últimos en cruzar a la otra orilla, como ofrecimos ...

GASSHO

Comando Dharma dijo...

Que sentido tendría todo esto sin la compasión..., sin la pasión.
En la entrada del Dojo tenemos una caligrafia que dice ecuanimes en la victoria y en la derrota, un compañero dijo ni alegres ni triste.
Le contesté(me salió del alma) siempre alegres.
GYOKO

Siddharta dijo...

Esta alegría que es un bálsamo, que se contagia, que se regala gratuitamente, que cuando más se da, más se obtiene, esta alegria del buen rollo, que va del brazo del sentido del humor.

Esta alegria es el mayor regalo que existe.

Ane dijo...

Algunos días, y porque le da la gana, el ánimo se me cae hasta los pies. He descubierto que releer muchos de los comentarios que por aquí se dejan hace que el ánimo tontorrón remonte hasta las rodillas por lo menos.

Que gracias, vaya :)

dijo...

Hoy, gracias por vuestras letras, por la emoción.

Anónimo dijo...

Para qué servirían las palabras sin cuerpos para hacerlas ciertas? Esto ha conseguido tu comentario: aliento para cuajar en pequeños actos las grandes palabras.

Gracias, Rú.

ane

Publicar un comentario