47.- K´un (La opresión, el agotamiento)

 
(Con las reglas del I Ching en la mano, vistas las mutaciones obtenidas y haciendo caso de sus recomendaciones, se llegaría al hexagrama 53: El desarrollo, el progreso paulatino)


47.- K'un (La opresión, el agotamiento)
No creemos que alguien pueda cambiar o que cambie nunca o creemos que es demasiado tarde para rectificar la situación o para influir sobre ella.

Recibimos este hexagrama cuando nuestro espíritu se siente oprimido por ciertas creencias falsas: cuando creemos que el poder supremo no existe; cuando dudamos de su excelencia porque las cosas han ido mal; cuando sospechamos que no nos ayudará o que no puede ayudarnos o que la ayuda llegará demasiado tarde; cuando sospechamos que el destino está conspirando contra nosotros o que la situación es demasiado complicada y que no tenemos los medios para enfrentarla.

El poder supremo (el sabio, el cosmos), es la fuente de todo alimento espiritual. A este alimento o energía esencial, se le llama chi. El chi fluye primero a nuestra naturaleza superior a través del cuerpo. Cuando somos genuinos con nosotros mismos, el chi fluye sin resistencia, sin obstáculos. Cuando no lo somos, la energía chi no fluye debidamente. Lo sabemos porque mantener una creencia falsa genera el conflicto interior y la depresión. Si la discontinuidad en el fluir de este alimento, de esta energía, persiste, experimentamos lo que este hexagrama denomina "la opresión", que afecta tanto al yo esencial como al cuerpo.

Las interrupciones en el fluir del chi se presentan cuando abrigamos ideas que son extrañas a la suprema verdad. Este hexagrama nos aconseja sobre las maneras y medios para liberarnos de la opresión de las falsas ideas.
Es bien sabido que una conmoción emocional tal como la pérdida de uno de nuestros padres es seguida por una enfermedad mayor. Nuestra tendencia es reaccionar a la conmoción preguntándonos acerca de nuestro propósito en la vida y dudando de nuestra relación con el poder supremo. Esta actividad nos lleva a la duda y a la desesperación y, en consecuencia, a una pérdida de la voluntad de vivir. De forma similar, durante un cierto periodo de años podemos adoptar ideas falsas que oprimen nuestra salud de forma crónica hasta que llegamos a enfermar. Para recobrar la salud necesitamos sacar todas esas ideas a la superficie y liberarnos de sus efectos depresivos.

Todas las ilusiones son peligrosas para nuestra personalidad. La principal entre las ideas negativas es la de ver el poder supremo de forma negativa o perder la esperanza en poder potenciar al gran hombre que hay en los demás.

Cuando dudamos que las cosas puedan funcionar, realmente dudamos del poder creador del cosmos. Tal duda obstruye la aceptación de la forma en que las cosa están sucediendo y el poder correctivo que posee tal aceptación. No nos permite darnos cuenta que al seguir nuestro camino provocamos un impacto aunque éste no sea evidente.

Necesitamos darnos cuenta de que no podemos juzgar las cosas por su apariencia porque el cosmos trabaja en zig-zag, de manera sutil. Logra los cambios permaneciendo fuera de la vista y más allá del alcance de la interferencia de nuestras expectativas y nuestras manipulaciones egoístas. Es capaz de beneficiar a todo y a todos simplemente invocando su acción correctiva. Sólo necesitamos ser pacientes y no bloquear el proceso creador con la duda. (Estar a la espera de los resultados, por ejemplo, es una forma de dudar). Debemos percatarnos de que aunque sólo por nosotros mismos no tenemos los medios necesarios, la ayuda del poder supremo no está fuera de nuestro alcance.

Invocar la ayuda del poder supremo requiere adquirir una actitud correcta. No es necesario adoptar un punto de vista o hacer algo específico; sólo necesitamos dejar de hacer aquello que bloquea nuestra relación natural con el poder supremo. Necesitamos liberarnos de la negación, la desconfianza y dispersar todos los indicios de la duda. No sustituimos el creer por la incredulidad o reemplazamos la duda con la fe. Simplemente nos desembarazamos de la incredulidad para tener una mente más amplia. Cultivamos una "suspensión voluntaria de la incredulidad". El resultado es una mente natural y amplia que, al haber invocado los poderes titánicos y creadores del cosmos, es capaz de "mover montañas", mientras que al acogernos a la duda, incluso a una tan pequeña como una semilla de mostaza, es posible que suspendamos el progreso.

Las mutaciones
Segunda línea: Uno se siente oprimido mientras come y bebe. Es propicio ofrendar un sacrificio. Una obstrucción en nuestra actitud nos impide progresar. Debemos sacrificar los sentimientos impacientes y las exigencias internas de que haya un progreso visible como resultado de nuestros esfuerzos. Si dudamos de alcanzar nuestro objetivo, de que los asuntos puedan cambiar o de que sea posible una relación correcta con los demás, la fuerza oscura estará operando y la fuerza de la luz permanecerá oculta. Al sacrificar las opiniones negativas que nos consuelan, nos liberamos de la opresión que obstaculiza la unidad con el sabio.

"... Oprimido mientras come y bebe" también se refiere al estar oprimido aunque nada nos haga falta. Una depresión puede sobrevenir si todavía no sabemos el propósito de nuestra vida o si hemos decidido que simplemente no hay propósito; la depresión se presenta cuando percibimos que no hay progreso. Aunque tengamos la ayuda a nuestro alcance, no la apreciamos; aunque haya progreso, lo ignoramos. Algunas veces tememos que haya algún progreso porque nos hemos ido acostumbrando a la situación.

Tercera línea: Oprimido por una roca. Confiamos en el esfuerzo en lugar de confiar en el no-esfuerzo y así interferimos en las fuerzas beneficiosas que removerían las obstrucciones. Puede ser que no consigamos esta ayuda mientras sigamos dudando del camino.

La roca oprime porque es inerte. Cuando decidimos que algo o alguien es imposible, los ejecutamos en nuestras mentes; es opresivo verlos muertos. "Se apoya en espinas y cardos" significa sentir las punzadas de la falsedad, especialmente de la falsedad de la duda, ya sea que esté relacionada con nosotros mismos, con los demás, con el sabio, con nuestro camino o con la situación. Cuando no confiamos en el potencial para el bien que tienen los demás, no podemos verlos. Cuando los hemos declarado muertos al dejar de importarnos, no están nunca más para nosotros. Todo lo que queda es un sentimiento depresivo.

Una roca también simboliza una forma de ver la situación peor de lo que es en realidad.

La afirmación de que somos oprimidos por cosas que "no deberían oprimirnos", hace referencia a deprimirnos porque sabemos que necesitamos corregir un hábito mental pernicioso o desapegarnos de una persona que no es receptiva con nosotros.

Cuarta línea: Oprimido en un carruaje de oro. Un carruaje de oro puede simbolizar alguna de estas posibilidades:
- dar rienda suelta a las ideas negativas como si autocastigásemos al ego que busca minar nuestra voluntad para seguir adelante.
- adoptar una idea negativa de forma fija acerca de lo que está sucediendo imaginándonos un mal final para una cierta secuencia de acontecimientos.
- pensando lo peor acerca de alguien y así ser duros en su contra.

Las ideas fijas son cercos que ponemos en contra de lo desconocido. Son opresivas por naturaleza y mantenerlas resulta agotador.

Perdemos nuestro camino cuando tenemos dudas acerca de lograr algo, cuando nos dejamos desanimar por la opresión de los inferiores de otra gente o cuando titubeamos porque pensamos que no tenemos la resistencia necesaria para perseverar hasta el final. Abandonarse a esta clase de alimentación perjudicial es asociarse con "personas poderosas y ricas" en forma de ideas. Podemos superar este peligro si renovamos la aceptación de nuestro camino y nuestra decisión de resistir a la duda dentro de nosotros. Es importante pedir la ayuda del sabio.

Sexta línea: Oprimido por lianas. Las lianas simbolizan la forma en que los sentimientos negativos más mínimos, crecen sin ser notados hasta que usurpan nuestra actitud y vencen nuestra resolución. Entonces empezamos a dudar de que podamos tener éxito. Lo inferior siempre nos da la impresión de que estamos indefensos para hacerle frente, pero si somos decididos, nos daremos cuenta de que sólo es una ilusión. La resolución rompe ese hechizo de indefensión que lanza el ego sobre nosotros.

Si dudamos de que una persona pueda superar su yo inferior, nuestra incredulidad sólo hará más difícil su camino. Éstas son las lianas que sofocan la verdad.

Las lianas también se refieren a no darnos cuenta de que se nos está ayudando y de que ha habido progreso. Caer en la cuenta de ello es superar las lianas de la duda y sus efectos negativos.

Sigo sin resaltar frases o palabras y... ¡ay lo que me cuesta! pero de momento, una promesa es una promesa :((
 

4 pensamientos +:

Muiso dijo...

¡¡¡ Puñetero I Ching !!! Siempre pone las cosas en su sitio por mucho que fastidie acmitirlo.

Muiso dijo...

¡¡¡¡ vaya por dios ¡¡¡ retiro esa "c" y la cambio por una "d" jajajajaja

gael dijo...

Me ha parecido interesante el post del I Ching porque coincide con mi sitación actual. No sé si es casualidad o no pero me parecen buenas recomendaciones.

Kyosaku dijo...

De acuerdo con todo, si.
Esa es la situación en la que mas o menos nos sentimos la mayoria de nosotros en alguna ocasión, siempre dudando.
INCREDULOS.
Pero es que Wu Wei para los occidentales....
nos saca de nuestras casillas.
Y las abuelas nos han dicho " Fíate de la Virgen y no corras", dando a entender que siiii....
"A Dios rogando pero con el mazo dando".
Esta es nuestra herencia cultural ,que le vamos a hacer?
Lo que hay que decir , es que al final las mutaciones , para nuestro consuelo, dan como resultado el hexagrama 53 "La evolución", el progreso paulatino.
No estaría mal que nos lo comentaras.

Publicar un comentario