Jugar a los dados

 
Aquí al lado, en la columna de la derecha, hay un par de dados rojos. Los pusimos por jugar y para jugar siguen estando; para ser sorprendidos por lo que nos ponga ante los ojos. Si lo que nos ofrece nos parece una birria... pues volvemos a pinchar los dados y a ver qué pasa.

Algunas veces lo hago y encuentro cosas que no recordaba y me dan ganas de añadir algo que descubrí más tarde. Y veo cómo sí es verdad que voy cambiando -que vamos cambiando-, que explorando límites día tras día también los conquisto y encuentro más espacio donde cabe más gente y más puntos de vista que completan y aumentan los míos; que tengo más refugios para los tiempos en que no todo va bien (o como a mí me parece que es "bien") o cuando llega el invierno para las ideas o cuando los ojos se me nublan y la fe y la alegría parece que han huido de mi mundo.

Reencuentro los trucos, juegos y guiños (marcas de constructores de puentes a la otra orilla) que dejamos por ahí: una imagen que al pinchar sobre ella lleva a otro blog con corazón, un enlace invisible a una canción antigua, una palabra poderosa escrita en bajito (en letra pequeña, a veces tan pequeña que casi no se ve), algo resaltado con algún color...

Quisimos hacer un blog repleto de secretos invisibles y al aire, con huellas y señales tan solo para los apaches que saben cómo se escucha la tierra -y los pasos dados en la tierra- con la oreja pegada al suelo. Para quienes, por tantos zazenes sudados y gozados o por lo que sea, han aprendido a percibir de un vistazo que algo ha cambiado, lo buscan curiosos y lo encuentran y lo celebran y se apresuran a compartirlo.

Para quienes siembran generosamente y dejan con alegría que recoja a quien le corresponde hacerlo.

Y que circule.

A mí me lo contaron y yo se lo cuento a otros de boca a oreja. En bajito.
  
 

2 pensamientos +:

Ladrón de Guevara dijo...

Yo quiero esos dados para mi blog. Ya me dirás como se ponen.

Espero que te siente bien el descanso.

Un beso.

Kyosaku dijo...

Lo que se dice en cristiano "I shin den shin".
Despues de leer , me pregunto:
¿ Cuándo por fin nos vas a regalar con un libro?

Publicar un comentario